TLC: un tema de opiniones encontradas

Imagen: TLC: un tema de opiniones encontradas
“El texto del TLC consta de 2.563 páginas en Inglés”

Xinia Zúñiga Jiménez
xinia@perezzeledon.net

En esta entrevista conoceremos la posición de la Liga Cívica
Cantonal de Pérez Zeledón
, con respecto al Tratado
de Libre Comercio de Centroamérica con los Estados Unidos; organización
que nació en 1999 y que se opone rotundamente a la firma del TLC, un
tema que se ha vuelto muy popular por las posiciones a favor y en contra.

Asimismo, otras personalidades entre ellos el diputado Independiente de
Pérez Zeledón, Rafael Ángel Varela Granados,
nos da su opinión sobre este polémico tema.
A continuación Rigoberto Abarca Morales, coordinador
de la Liga Cívica Cantonal de Pérez Zeledón, responde
a las siguientes preguntas:

¿Hace cuánto viene trabajando la Liga Cívica
Cantonal en el tema del TLC?


Rigoberto Abarca, coordinador Liga Cívica Cantonal

En la organización este tema se ha mantenido en agenda desde antes
de iniciarse el proceso de negociación, porque teníamos ciertas
inquietudes que se avecinaban, especialmente en el tema de la venta de los
activos del país.

¿Qué encontraron ustedes en el tratado que no les
pareció?

El primer error estratégico que se planteó fue la negociación
a puerta cerrada, en donde inclusive ni los diputados se estaban dando cuenta
de lo que estaba pasando; mientras que los congresistas en los Estados Unidos
sí estaban bien enterados. Ese proceso de consulta y utilizar los instrumentos
democráticos no se dieron aquí.

¿Al inicio se trató de dar una apertura, verdad?

Sí, al inicio se trató de dar una apertura, pero en un círculo
muy cerrado, especialmente en el círculo empresarial fue que se dio
más información, pero al resto de la población no; los
documentos eran secretos. Ese elemento fue una de las causas para que nos
opusiéramos.

¿De qué tamaño es el texto del TLC?


De inquierda a derecha Marcos Carazo Sánchez, Antonio Núñez Castillo, Alberto Fonseca Ureña y Rigoberto Abarca Morales, algunos de los miembros de la Liga Cívica Cantonal de Pérez Zeledón.

El texto consta de 2.563 páginas en Inglés y no podemos garantizar
que la traducción a Español sea muy clara. Se dio apertura del
texto traducido después de firmado, es decir, ya no se podía
modificar y los sectores sociales ya no podían hacer sus aportes, fue
un proceso de negociación muy cerrado.

Lo que hemos hecho ha sido separar capítulos como el de los servicios
Públicos, Garantías Laborales, Derecho a la Propiedad Intelectual
y sobre todo el tema de la Venta de los Activos. De ahí se han sacado
trabajos muy importantes.

¿Claramente para ustedes que hay detrás del TLC?

Consideramos que el espíritu del TLC se quedó a un lado, porque
privan grandes corporaciones, especialmente norteamericanas.

Nos preocupan las telecomunicaciones y que se limite la situación
del productor nacional, por ejemplo. Este tratado ha tenido una trampa, porque
nos quieren dar a entender que el país es un pequeño gran exportador,
para que veamos que sin TLC los productores se quedarán sin exportar.

¿Han encontrado algo positivo?

Positivo muy poco, porque el TLC modifica nuestro modelo de desarrollo.
Los países que firman este tratado no pueden realizar ninguna modificación,
pero para los Estados Unidos es diferente, porque para ellos es un convenio
y las leyes federales están por encima de cualquier tratado.

¿Qué tendría que contener para que la Liga Cívica
Cantonal estuviera de acuerdo?

Si el TLC dijera que vamos a disminuir el déficit fiscal, por ejemplo;
que se va a amortiguar o extinguir la deuda externa, la cual crece en dólares
por segundos; que se van a modernizar los hospitales nacionales y que se van
a bajar los impuestos de venta, de consumo o que el Producto Interno Bruto
aumentará, entre otras cosas, pero no dice nada de eso, porque el TLC
es un gran negocio de corporaciones y por eso, los costarricenses tienen que
entender qué es una corporación y quiénes están
al frente.

Lo que pasa es que se trata de legalizar grandes negocios con el TLC y aclaramos
que no estamos en contra de empresas norteamericanas.

¿Cuánto conocen los generaleños sobre el TLC?

Bastante, porque teníamos fuentes muy confidenciales y fidedignas
desde antes de la aprobación; además, hemos realizado foros,
visitamos la Universidad Nacional aula por aula, las comunidades, los colegios
y se han repartido muchos volantes. Tratamos de mantener un nivel de información
para explicar algunas cosas a fondo del tratado.

¿Cómo debe ser la actitud de la población?

Hay países centroamericanos que ya han firmado el TLC con Estados
Unidos, pero en Costa Rica las cosas se han tomado con calma, ya que somos
un país con un nivel educativo muy alto y la democracia también
ha influido.

La población no debe tener ningún temor, porque nos podemos
quedar al margen e inclusive hasta dos años después de haberse
firmado; sin embargo, no hay que dejar de informarse objetivamente.

La actitud que debe tener el generaleño y el costarricense en particular,
es no dejarse manipular e investigar sobre los efectos que podría traer
este tratado.

¿Cómo ve el panorama en la Asamblea Legislativa?

Bueno, según una encuesta realizada por La República, no todos
los diputados del Partido Unidad Social Cristiana lo apoyan, porque una como
Gloria Valerín, quien pertenece al PUSC está en contra por ejemplo,
mientras que otros como Epsy Cambell y José Miguel Corrales prácticamente
dicen que no.

¿Y cuál es la opinión de los diputados de Pérez
Zeledón?

Olman Vargas está a favor; mientras tanto, Rafael Ángel Varela
y Elvia Navarro están en contra y el señor Paulino Rodríguez
condiciona su voto, es decir, no está a favor ni en contra.

¿Consideran que pasará o no el TLC en esta administración?

Hay que ser claros, el TLC no pasará en esta administración
y en el momento que se envíe al Congreso habrá una situación
difícil, porque de seguro habrá un bombardeo con los diputados
que se oponen.

RAFAEL ANGEL VARELA GRANADOS, DIPUTADO INDEPENDIENTE DE PÉREZ
ZELEDÓN


Rafael Angel Varela, Diputado Independiente

“Mi opinión personal es que el TLC tiene dos caras; una cara
buena para los que vienen de afuera a hacer plata y una cara muy difícil
para la apertura a la empresa privada; porque la apertura lo que va a venir
a hacer es comprar nuestra patria y en la medida que se va a ir comprando
este país, que es muy pequeño, es preocupante la visión
a unos 50 años, porque tendremos muchísimos edificios, pero
muy pocas oportunidades de comprar tierras para los costarricenses.

Yo digo que el TLC es como un novillo muy gordo, porque lo vemos muy bonito,
pero aún así tiene posta, huesos, cachos, cuero y vísceras.
Y posiblemente nosotros estemos viendo en el TLC un novillo gordo y estamos
vendiendo la posta, pero cuando nos percatemos nos vamos a quedar con las
vísceras y el cuero; esa es mi preocupación.

EL TLC no lo veo tan fácil que sea este Gobierno que lo va a aprobar
y considero que en el momento que llegue a la Asamblea Legislativa, ya sea
la actual o cualquier otra, la gente se tirará a las calles para defender
esta patria que es tan bella.

Costa Rica no está preparada para el TLC en infraestructura rural
y en la parte crediticia. La verdad es que yo veo más perdedores que
ganadores”.

MANUEL DE JESÚS UREÑA ROJAS, PRESIDENTE MUNICIPAL


Manuel de Jesús Ureña, Presidente Municipal

“Como liberacionista estoy de acuerdo con el Tratado de Libre Comercio
tal y como lo ha resuelto el Congreso del Partido Liberación Nacional,
con la condición que se impulse la Agenda Complementaria.

EL TLC se ubica dentro de la perspectiva de las nuevas tendencias del comercio
internacional, y no se trata de asumir una posición de apoyar o no
apoyar un asunto que es propio de la dinámica del desarrollo económico.

Pero sí estamos dispuestos a que si se da la firma del TLC, se consolide
también la Agenda Complementaria para que permita sobre todo, favorecer
a los sectores que salgan perjudicados con el Tratado de Libre Comercio; eso
es en lo que creo fundamentalmente”.

OLDEMAR SOLÍS UREÑA, VICARIO PARROQUIA SAN ISIDRO LABRADOR


Oldemar Solís, Vicario de la Parroquia de San Isidro

“Para Opinar sobre el TLC hay que conocer el programa, pero a mi criterio
hay varias cosas que se juegan aquí, porque a nivel de los políticos,
muchos de ellos según su tendencia lo ven positivo, al decir que es
una necesidad que Costa Rica se integre al libre comercio.

Creo que es preocupante y que debe hacerse una revisión como los
han solicitado diversos expertos, porque unos pocos han hablado por un montón,
sin haber pedido opinión y eso es muy serio.

Todos los que opinan sobre el TLC han rehuido opinar sobre lo que se hará
con el Agro y pareciera que la balanza se inclina más hacia lo industrial.

No ha existido democracia porque para eso se requiere de una participación
de todos; se entiende que es un gobierno por el pueblo, pero el pueblo no
se puede quedar con una opinión.

No todos los sectores son conscientes de las consecuencias del TLC; pareciera
que es como un hoyo muy profundo, donde es como una aventura, porque no hay
ninguna promesa sobre los resultados”.

Pese a que don Rigoberto Abarca, coordinador de la Liga Cívica Cantonal,
asegura que los habitantes de Pérez Zeledón conocen bastante
sobre el TLC de Centroamérica con los Estados Unidos, muchas personas
no quisieron dar una opinión al respecto.

Un texto de 2.563 páginas, el cual cuesta fotocopiado aproximadamente
20 mil colones, no está al alcance de todos los ciudadanos y lo que
sabe la mayoría es lo que se publica en los medios de comunicación
masiva, así como extractos de algunos temas considerados importantes,
que han extraído organizaciones como la Liga Cívica Cantonal.

Este es un polémico tema en donde sólo el tiempo dirá
que tiene de positivo y negativo para Costa Rica; esto si se firma, porque
todavía no se sabe qué pasará.


4 Agosto, 2005

Anúnciate Gratis