Solidaridad, en Navidad y todo el año

Ayudando a mi gente de Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Con los aires navideños, la comunidad generaleña suele entrar en un período intenso de solidaridad, expresado por  individuos, organizaciones y empresas que trabajan e invierten en llevar momentos de felicidad a los niños de familias de escasos recursos económicos.

Encuentra en el camino a niños que no tienen con qué ir a clases o a la graduación.

Encuentra en el camino a niños que no tienen con qué ir a clases o a la graduación.

Cada vez son más los grupos organizados que llevan a esos niños, de distritos y barrios, regalos y golosinas, aportados por ellos mismos, por particulares sensibilizados y por empresas solidarias. Por lo menos una parte de estos niños que sufren cierto grado de marginación social tienen un rato para pasarla bien, en las vísperas de Navidad.

Pero más allá de los grupos que  organizan estas actividades navideñas, en Pérez Zeledón también han ido apareciendo organizaciones que brindan ayuda a los más necesitados, a lo largo de todo el año, en gran medida apoyados por el inapreciable apoyo de las redes sociales y, más recientemente, de la aplicación WhatsApp.

Contribuyen, de esa manera, a mitigar las grandes necesidades de familias a las que no está llegando el respaldo del Estado solidario o a las que los aportes institucionales les resultan insuficientes.

Muchos necesitan ayuda para abrirse un espacio en la sociedad; algunos, para seguirse aferrando a la vida.

Muchos necesitan ayuda para abrirse un espacio en la sociedad; algunos, para seguirse aferrando a la vida.

Pero, entre esta gente solidaria, es preciso reiterar un esfuerzo descomunal y ejemplarizante, al que PerezZeledon.Net había dedicado espacio hoy -25 de diciembre de 2016- justamente hace dos años: el grupo liderado por la periodista Xinia Zúñiga, ahora con el nombre de “Ayudando a mi gente de Pérez Zeledón”.

Imposible ignorarlo y no consignarlo, como parte de la historia generaleña. Día a día; una, dos,  tres veces o tal vez más, los observadores e integrantes del grupo “Ayudando a mi gente de Pérez Zeledón” encuentran un mensaje de la Periodista, rindiendo cuentas o solicitando ayuda, para asistir a alguien que se encuentra en estado de extrema necesidad.

“En estos días me pidieron ayuda para este caso del distrito Cajón y con mucho gusto accedí. Se formó un grupo en WhatsApp y la encargada dijo que lo que tuvieran gusto de aportar lo podían dejar en el tramo 43 del Mercado Municipal, donde siempre recojo las donaciones”, dice uno de los mensajes cotidianos.

“Donación para una bebé de Volcán de Buenos Aires; es muy difícil la situación de esta familia, y aunque el grupo es para Pérez Zeledón, se les dará este aporte, el cual será de gran ayuda para ellos”, dice otro mensaje.

“Ocupamos ayuda para Karen, quien estaba en abandono; ella fue adoptada por una señora del Residencial Sibaja (por Pavones) que no tiene los recursos económicos, pero si un gran corazón. Se necesitan pañales… “, dice otro.

Una ayuda de esta índole puede significar que una familia pueda sobrepasar unos días.

Una ayuda de esta índole puede significar que una familia pueda sobrepasar unos días.

Quizás, Xinia y sus colaboradores no necesiten que les den las gracias; las manifestaciones de agradecimiento son más expresivas cuando una madre derrama una lágrima o un niño se come los zapatitos nuevos con los ojos.

En ese orden, ha sido posible ver al Grupo asistiendo con zapatos a estudiantes de kínder, escolares y colegiales que no tenían con qué ir a clases o a la graduación; llevar alimentos a gente desvalida; ropita, camas, sillas de ruedas, medicinas… para gente que necesita soporte, a veces tratando de ganar espacio en la sociedad, a veces aferrándose a la vida.

Tras este grupo ejemplarizante van apareciendo otros, forjando la cultura solidaria que tanto está necesitando la sociedad, en Pérez Zeledón y en otros territorios, donde siguen habiendo enormes necesidades existenciales, a veces visibles, a veces escondidas detrás de una pared silenciosa.

Vale.

 

Créditos: Las imágenes fueron tomadas de la página “Ayudando a mi gente de Pérez Zeledón”.


25 Diciembre, 2016

Anúnciate Gratis