“Sobreviví al dengue hemorrágico”

Imagen: “Sobreviví al dengue hemorrágico”
Paciente del Escalante Pradilla pide a la población
destruir los criaderos

Xinia Zúñiga Jiménez
[email protected]

Para Damaris Montenegro Méndez de 42 años,
hace tan sólo unas pocas semanas el dengue era algo simple, pero después
de haber sido contagiada con el Dengue Hemorrágico, su opinión
cambió radicalmente, ya que estuvo hasta en Cuidados Intensivos del
Hospital Escalante Pradilla en Pérez Zeledón, y asegura que
es un verdadero milagro que esté viva.

“Empecé con fiebre muy alta, dolor de cabeza y cuerpo, sentía
que los pulmones y riñones me iban a explotar. Fui al hospital y me
dijeron que era una infección urinaria, me enviaron para la casa con
antibiótico, pero seguí igual. Vomitaba verde, sentía
el paladar muy amargo y como me puse grave volví al centro médico,
donde me hicieron exámenes de sangre y detectaron que era dengue…”,
manifestó doña Damaris, quien vive frente del Liceo UNESCO.


Damaris Montenegro Méndez

Montenegro Méndez estuvo cuatro días sin saber que su enfermedad
era dengue, hasta después de los análisis de sangre en donde
se dieron cuenta que las plaquetas estaban en 80 (las plaquetas son células
producidas por los megacariocitos en la médula ósea mediante
el proceso de fragmentación citoplasmática, circulan por la
sangre y tiene un papel muy importante en la coagulación).

“Ahí fue cuando se me hinchó la cara, parecía
un monstruo, tenía cuatro días sin comer y entonces me pasaron
de urgencia a Cuidados Intensivos porque empecé a vomitar y obrar sangre.
Estuve muy mal durante tres días, pero me recuperé gracias a
Dios y luego me pasaron a Medicina de Mujeres”, indicó doña
Damaris, madre de siete hijos y abuela de cinco nietos.

“ME DIO HASTA GASTRITIS”

Además del dolor de cabeza, fiebre alta, dolor de cuerpo y sangrados,
esta mujer asegura que también le dio gastritis y que se sentía
muy débil e incluso, después de varios días de haber
salido del hospital, indicó que aún no se ha recuperado.

“…Para mi el haber sobrevivido es un milagro, porque el doctor que
me atendió me dijo el paciente con Dengue hemorrágico es muy
difícil que se salve”, dijo doña Damaris, mientras contaba
que quedó con nervios, porque ahora apenas siente un mosquito o zancudo
cerca se altera por temor a que la pique.

“La palabra dengue suena tan simple, pero ahora que viví esta
terrible experiencia sé que hay que tener muchísimo cuidado,
especialmente en las casas. Si vemos botellas con agua, tarros, llantas, canoas
o cualquier recipiente que pueda servir de criadero, hay que eliminarlos,
ya que en juego está nuestra vida y la de las personas que nos rodean”,
subrayó.

EN LA CASA HABÍAN CRIADEROS

A los pocos días de haberse cambiado de casa, doña Damaris
detectó muchas botellas de refrescos en unas cajas y según dijo
a este sitio, notó que algunos de los envases tenían residuos
de líquido y empezó a vaciarlos; además, estuvo limpiando
la tubería de la casa por fuera, ya que estaba muy sucia.

“Yo sé que fue ahí donde me picó el zancudo, porque
después de eso me empecé a sentir mal, como si fuera un resfrío,
ya que sentía frío y fiebre, la cual estuvo en 38, 39 y 40 grados”,
indicó.

El mensaje para la población es claro por parte de esta mujer, quien
experimentó que el dengue no es algo tan simple como pensaba antes;
por eso, ahora pide que nos preocupemos más y que estemos más
alertas con los criaderos, porque el dengue clásico es pasajero, pero
el hemorrágico nos puede llevar a la muerte segura.

“Ahora no duermo tranquila y pasó con una tensión terrible,
ya que me da mucho miedo que me pique otro zancudo y me
enferme de nuevo, aunque le pido a Dios que me cuide”, finalizó
doña Damaris, quien reiteró que la limpieza empieza por casa.


30 Julio, 2005

Anúnciate Gratis