Sí, véngase a Pérez Zeledón

Sí, véngase a Pérez Zeledón

Juan Diego Jara A.
djara@perezzeledon.net

A raíz de los últimos acontecimientos relacionados con la prosaica majadería de hacer noticia sobre algo tan absurdo, vale la pena destacar lo antagónico de la cosa en cuestión.

Me refiero al último hit del momento No te vayas a Pérez Zeledón, de cuya lírica para serles sincero no quiero acordarme, no por soberbia ni aversión hacia el imberbe cantautor que ahora está en la palestra, sino por la sandez de los medios al difundir algo tan trivial.
nnDefinitivamente, es fácil ser famoso en este país, lo que falta es ser bombeta… bastó un mal cantante con una peor canción para que de nuevo el cantón estuviera en boca de todos… Y muchos josefinos viéndonos como aldeanos de un lugar donde seguro creen no hay ni luz eléctrica.

Si bien, otros lo usan en son de broma y de paso no faltó quien quisiera saciar su sed de protagonismo y, a falta de brillar con luz propia, sacar provecho también de la oportunidad, aquí al trabajador honrado, al labriego sencillo, al empresario pulseador no se le da el lugar que merece en las planas de los periódicos, en los canales de televisión, radios o redes sociales.

Ni siquiera a los buenos cantantes locales se les enaltece con esa prolijidad. Me imagino que pensarán José Calderón, Armando Román, Chino Mora, Diego Solís, entre otros, que derrochan talento del bueno y aún sus profundas composiciones no alcanzan las listas de popularidad de No te vayas a Pérez Zeledón.

Sí que tenía razón Carmen Naranjo en su ensayo Idiay al decir que los ticos somos conformistas y nos gusta el autobombo, cómo contradecir a Fabián Dobles cuando en su escrito Alerta ustedes critica la construcción de la infracultura… a lo que han llegado los medios de comunicación… y me excluyo porque no voy en esas.

No es berrinche, ni envidia, ni cosa parecida… es que en este país, para sobresalir, parece que uno debe ser un bombeta nada más.

Ah, con respecto al título del presente artículo “Sí, véngase a Pérez Zeledón”, disonante por cierto al del hipercantante, les puedo decir a mucha gente que no conoce San Isidro de El General, ciudad cabecera del cantón de Pérez Zeledón, empotrada en un valle bendito, donde pululan las personas emprendedoras, las mujeres más bellas, el calorcito ameno, la playa y la montaña tan cerca, y el desarrollo constante, que no hagan caso a la canción y a los insulsos que dicen simplezas, y se vengan a Pérez Zeledón pues de este lado del cerro ¡vieras qué paraíso!


1 mayo, 2012

Anúnciate Gratis