Si no se entiende lo que se dice: ¿Cómo votan los regidores?

Municipalidad de Pérez Zeledón

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Una larga e histórica secuencia de fallas en la administración del sonido del Auditorio Profesor Alfonso Quesada Hidalgo, pone de manifiesto el abandono en que se encuentra este sector del Complejo Cultural y deja entrever una pugna interna que afecta el desenvolvimiento de las sesiones municipales.

Las deficiencias no solo afectan el sonido que necesitan los medios informativos. Ahora tapoco se entiende nada, en las graderías.

Las deficiencias no solo afectan el sonido que necesitan los medios informativos. Ahora tampoco se entiende nada, en las graderías.

La novedad es que ahora, desde las graderías de la improvisada sala de sesiones no hay quién tenga claridad acerca de lo que se habla a través de los micrófonos; pero ha sido tradición que regidores y síndicos se quejen de que, en el escenario,  el sonido se encajona, al punto de que en reiteradas ocasiones se le ha pedido a algún regidor que repita lo que dijo porque no se le entendió nada.

Hay una pregunta recurrente, entre algunos regidores y en el público: ¿Con qué criterio toman decisiones, los regidores, si no se entiende lo que se está analizando?

Tal parece ser el destino del auditorio, un sector del principal centro de la cultura generaleña, donde suceden, una vez sí y otra también, cosas “misteriosas” como la desaparición del cable que conecta al equipo de sonido con el parlante de donde se abastecen de sonido algunos medios informativos.

En la Municipalidad hay soluciones que se han venido posponiendo desde hace muchos años.

En la Municipalidad hay soluciones que se han venido posponiendo desde hace muchos años.

Ocurrió en perjuicio directo de la Radio Cultural (acusada en su momento de favorecer los intereses de una fracción política) y ha venido ocurriendo ahora en perjuicio directo de la Radio Chirripó (acusada de lo mismo), si bien es cierto que repercute en la calidad del sonido que necesitan otros medios informativos.

El manejo de un equipo de sonido, constituido básicamente por la consola, once micrófonos y dos parlantes (además de la extensión para los medios informativos) ha sido un imposible histórico que ha obligado a la Secretaria de actas a recurrir al pequeño parlante destinado a los medios informativos y, en casos extremos, a solicitar que alguien le preste una grabación.

Aunque consciente de la situación, el Concejo había denegado una solicitud de la Administración para pagar horas extras al encargado del sonido. Se invirtió una importante suma de dinero para ponerle cielo raso al Auditorio, con el fin de dignificar su apariencia y mejorar la acústica, algo no logrado del todo por falta de un equipo de sonido.

Se tapó la lumbrera y se instaló un cielo raso, pero no mejoró la acustica. De hecho, el equipo de sonido está en las últimas.

Se taponeó la lumbrera y se instaló un cielo raso, pero no mejoró la acústica. De hecho, el equipo de sonido parece estar en las últimas.

En su lugar, los abanicos que había en el techo fueron eliminados, debido a lo cual, las temperaturas dentro del Auditorio se volvieron mortificantes, en las horas calurosas, cuando se dan asistencias masivas de actores y espectadores.

A estas fallas de aire y sonido se suman otras deficiencias cuya solución se ha ido posponiendo año con año, como el deterioro de las sillas, algunas con huecos, sueltas y hasta con tornillos salientes que rompen pantalones, además de la eliminación de tasas en los orinales y la cancelación de grifos en el lavamanos.

La solución a algunos de estos peculiares fenómenos se ha venido posponiendo desde hace muchos años –desde administraciones anteriores- y sólo se ha logrado corregir, al principal templo de la cultura generaleña, lo relacionado con las goteras y la apariencia del cielo raso.


28 Octubre, 2015

Anúnciate Gratis