Senderos de esperanza para mujeres agredidas

Una asociación lucha por disminuir la violencia intrafamiliar

Xinia Zúñiga J.

“Hace unos seis años que busqué ayuda,
llegué por violencia verbal y psicológica por parte de mi esposo,
vine muy deprimida y me daba miedo hasta cruzar las calles; sufrí mucho
desprecio porque estaba embarazada y por una crisis económica que atravesábamos,
me sentía destruida…

Me separé de mi esposo y cuando me enteré de
este grupo de mujeres vendía hasta chayotes para reunir los pasajes y
participar en las charlas. Aquí me di cuenta que no debía sentirme
culpable de lo que pasaba en mi hogar, porque mi esposo seguía el patrón
de su padre, pues era exigente y todo lo malo que pasaba en el hogar era mi
culpa. Actualmente le estoy dando una lección a mis cinco hijos, pues ellos
saben que de ninguna manera deben permitir la agresión, estoy muy liberada
y también he buscado ayuda espiritual. A las mujeres que sufren violencia
les aconsejo que busquen apoyo y que si tienen que denunciar a su compañero
que lo hagan”.Este es el testimonio de una mujer que rompió el silencio
después de 18 años de sufrir violencia intrafamiliar y quien nos
solicitó el anonimato. Ella encontró apoyo en la Asociación
Senderos de Esperanza, que se reúne los miércoles en la sala de
sesiones de la Municipalidad de Pérez Zeledón. Unas 40 féminas
pertenecen a ese grupo.

Tocando puertas
Según informó Elisa Arias Salazar, psicóloga que apoya
el grupo, después de cinco años de existencia se convirtieron
en Asociación, lo cual les permitirá solicitar ayuda en diversas
instituciones dentro y fuera del país.

“Tocamos puertas en el INA para capacitación y
se llegó a la conclusión de realizar un cultivo de orquídeas
y hacer un mariposario. La entidad abrió un curso sólo para el
grupo de mujeres, con el fin de crear una microempresa y por ende, que cuenten
con medios económicos que les permita tener una mejor calidad de vida.

También buscaron ayuda en el IMAS, con el fin de apoyar
a las mujeres que necesitan una mano y además, se pretende crear una
página web, con el propósito de solicitar ayuda internacional.

“Trabajamos con la metodología de grupo abierto,
brindando apoyo para que las mujeres eleven su autoestima. Ellas cambian hasta
su manera de vestir y buscan trabajo. Aunque hayan sido agredidas por sus parejas,
si desean darles una oportunidad las apoyamos, pero si la relación no
funciona las recibimos de nuevo, es decir, la idea no es separar los matrimonios,
sino ayudarles para que vivan mejor”, manifestó Arias Salazar.

Agregó que muchas mujeres han superado dificultades
para asistir a las charlas. Por ejemplo, recuerda el caso de una señora
que viajaba en bicicleta, pero el esposo le desinflaba las llantas a su sencillo
pero útil medio de transporte, sin embargo ella siempre se las ingeniaba
para no faltar a las reuniones grupales, donde otras mujeres como ella buscaban
un sendero de esperanza.

Por último, doña Elisa agradeció el apoyo
de la Municipalidad, pues siempre les ha brindado un espacio para hacer las
reuniones en su edificio; no obstante, reveló que se reunirán
con la Alcaldesa, Rosibel Ramos Madrigal, para solicitarle que les facilite
una oficina. Indicó que para este fin cuentan con el apoyo del Concejo Municipal.


17 Octubre, 2004

Anúnciate Gratis