Roy Fonseca apunta hacia la enseñanza de la pintura

Roy Fonseca.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

R
oy Fonseca, el generaleño que encontró en la pintura la inspiración para seguir luchando por la vida, ahora se propone transmitir sus conocimientos, mediante un proyecto empresarial que también sirva a otras personas que buscan una forma de ganarse el sustento.

Es pintor, pero también realiza atractivas obras artesanales.

Es pintor, pero también realiza atractivas obras artesanales.

El pintor tiene el propósito de desarrollar cursos de pintura en las aulas del templo de Los Chiles, distrito Daniel Flores, según conversaciones que ha mantenido con representantes de la Iglesia Católica.

Esta es una forma de salirle al paso a un nuevo desafío que enfrenta este luchador por la vida, que ha logrado desarrollar una habilidad envidiable y un conocimiento comprobado en el arte de la pintura y que, sin embargo, encuentra dificultades con la comercialización de su obra.

Realizó en días pasados una exposición en el lobby del Auditorio del Complejo Cultural, en Pérez Zeledón, y aunque algunos se detienen para admirar las pinturas, son pocos los que muestran un real interés en el arte y menos los que, teniéndolo, no cuentan recursos disponibles para invertirlos en una obra. Es algo sintomático que experimenta la mayoría de los pintores generaleños.

La naturaleza está en muchas de sus obras.

La naturaleza está en muchas de sus obras.

Roy ha tenido dificultades, a lo largo de su vida, en los campos académico y laboral, debido a problemas de salud. En la imposibilidad de conseguir un trabajo estable, por los imprevisibles accidentes epilépticos, y abrumado por la pobreza y la impotencia, encontró la posibilidad de conseguir recursos vendiendo drogas.

Agobiado, ahora también por la adicción, Roy fue detenido y condenado a descontar una pena en prisión: pero cuando ya no encontraba más razones para seguir viviendo, nació el primero de sus dos hijos, experiencia que le resultó tan cautivante y motivadora, que adquirió un compromiso con Dios para intentar algo que le permitiera honrar a la criatura.

Inició pintando cuadros, en prisión, por los que le pagaban algún dinero que apenas le iba dando para ir comprando más materiales; pero luego recibió la ayuda de un programa de la Dirección de Adaptación social y el Instituto Nacional de Aprendizaje, para que pudiera estudiar y brindar alguna ayuda económica a su esposa y a su hijo.

Tanto maneja el óleo como la acuarela.

Tanto maneja el óleo como la acuarela.

Los sorprendió a todos, con las capacidades que fue desarrollando, y ahora tiene conocimientos –comprobados en sus pinturas- de historia, luz, color y técnicas, de pinceles, de lienzos…

Ha realizado diversas exposiciones, con el apoyo de Trincheras Expresión Artística, Molduarte y la Municipalidad de Pérez Zeledón. Ha tenido el respaldo de pintores de renombre, como Carlos Cruz, Eladio Padilla y Marta Espinoza.

Y lo sigue intentando. Ahora apunta a desarrollar cursos, para todas las personas interesadas en la pintura, como una alternativa que le siga proveyendo de recursos para hacer frente a sus necesidades familiares, mientras la suerte se revierte y los amantes del arte se fijan e interesan en su obra.

Para más información:
Su perfil en Facebook “Roy Fonseca”;
En su casa, la última de Calle La Paz, en Los Chiles de Daniel Flores.
Su teléfono: 8408-9370.
El teléfono: 2770 5905

 


25 julio, 2014

Anúnciate Gratis