Riesgo de perder sus propiedades

Miles de costarricenses corren el riesgo de perder casas, fincas y vehículos si antes del 22 de noviembre no corrigen los errores de inscripción de estos bienes en el Registro Público.

Se trata de 257.000 documentos presentados antes de noviembre de 1998 pero que, por tener defectos, no quedaron inscritos. De estos documentos, 115.000 corresponden a bienes inmuebles como fincas o casas, 92.000 a personas jurídicas y 50.000 a vehículos.

Todos estos caducarán al cumplirse cinco años a partir de aquella fecha, por disposición del Código Notarial y la Reforma al Código Civil.

Esta fue la advertencia que nuevamente hicieron ayer las autoridades del Registro Nacional. Igual posición asumió la ministra de Justicia, Patricia Vega.

“Queremos hacer un llamado porque las personas delegan el trámite en el notario y no vuelven a consultar si sus propiedades quedaron inscritas. Hay que tomar conciencia”, dijo la jerarca.

Los propietarios pueden revisar si sus bienes están debidamente inscritos en la sede central del Registro y en las sucursales de esa entidad.

Los peligros

Si una persona constata que un bien no está debidamente inscrito a su nombre, debe acudir al notario que hizo el trámite o a cualquier otro para volver a hacer la gestión.

En caso de no hacerlo, perderá la prioridad registral. Es decir, si después del 22 de noviembre se presenta cualquier otro contrato en donde se transe el mismo bien se le dará trámite a esa nueva inscripción.

Por ejemplo, en caso de una compraventa, el dueño registral podría volver a vender.

También, si un tercero persigue bienes del propietario registral podría caer un embargo sobre ese bien que sigue a su nombre.

De ser así, el afectado tendría que acudir a la vía judicial, pues no se trata de que el contrato entre las partes pierda vigencia, sino, que registralmente el bien queda libre, explicó Dagoberto Villalobos, director del Registro.

Tampoco se trata de que, de oficio, el Registro anule todas las anotaciones, sino que esta se tendrá por caduca cuando ingrese un nuevo contrato sobre el mismo bien.

Debido a que solo quedan tres meses antes de la fecha límite, el Ministerio de Justicia, bajo cuyo mando está el Registro, intensificó la campaña que comenzó en marzo.

Además, se dará una circular a todos los notarios que tienen casilleros en el Registro y hasta un aviso de las inscripciones que tienen pendientes. Según un recuento, desde 1990 son 51.000.

No obstante, según Villalobos, aquí hay propiedades sin inscribir desde el siglo antepasado.

La Nación publicó en enero un reportaje en el que se informaba que había 350.000 documentos erróneos; es decir, desde entonces ni 100.000 han sido corregidos.


Más resucitados

La implementación a principios de agosto de un mecanismo de comparación de datos del Registro de vehículos con el Registro Civil permitió detectar el primer caso de “resurrección” de un fallecido para que vendiera un vehículo.

Se trata de un joven de 20 años que murió en marzo del 2000 y que, según el documento presentado, compareció ante un notario en julio pasado para vender su carro.

El caso sería denunciado hoy ante la Fiscalía para que investigue la posible comisión del delito de falsedad ideológica.

El Registro, por su parte, también indagará el hecho de que aparentemente este notario estaba inhabilitado desde hace tres años e incluso había entregado su protocolo.

No obstante, se usó su papel y boleta de seguridad.

Este mismo notario aparece en otro caso, pero no de vehículos, sino de propiedades, en el cual también fue “revivida” una persona que supuestamente hizo una venta.

Este notario está incluido entre los 13 denunciados en mayo por el Registro porque aparentemente realizaron 14 contratos con esas características. A la fecha, la cifra va por 27 fincas que fueron traspasadas por fallecidos.


Fuente: La Nación Digital, lea la noticia haciendo click aquí


19 agosto, 2003

Anúnciate Gratis