Resumen del 2016: Pérez Zeledón sale de un atascadero

Miembros en propiedad y suplentes del Concejo de Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Tras una desesperanzadora etapa de quince años, abandonada a la inercia, de la cual siete años fueron de vergonzante trifulca política, Pérez Zeledón dio muestras de haber iniciado un nuevo período de sensatez y desarrollo, durante el presente año, 2016.

Hay dos razones principales, para conjeturar un futuro inmediato que promete grandes cosas: una es la actitud adoptada por un ayuntamiento integrado por líderes y funcionarios  que avanzan en una misma dirección y, la otra, un grupo empresarial  que trabaja en un gran proyecto de desarrollo que contempla beneficios directos e indirectos para miles y miles de personas.

Los cambios comenzaron a darse durante la campaña política.

Los cambios comenzaron a darse durante la campaña política.

A título general, esas dos razones principales están poniendo en marcha todo el engranaje: las empresas –pequeñas, medianas y grandes- se sienten más animadas; los concejos de distrito y las organizaciones sociales  se sienten respaldadas; y los habitantes toman nuevos ímpetus.

Ciertamente, el año 2016 marca sólo el inicio de lo que pareciera ser una nueva era, y todavía quedan sin solución asuntos pospuestos un año sí y otro también, que repercuten en el ánimo de los generaleños. Entre ellos,  la disposición de un nuevo cementerio, la pavimentación de La Trocha, el ordenamiento vial en San Isidro de El General, la construcción de un centro de información y promoción turística y la estandarización de las aceras.

Entre otros proyectos que están pendientes –aunque la solución no depende de decisiones locales- también está el déficit de agua potable para abastecer residenciales y empresas comerciales e industriales. Esta es una carencia que se comenzó a percibir como una amenaza para la economía generaleña, desde el año 2004.

Se han habilitado caminos que eran indispensables para que los productores sacaran la cosecha.

Se han habilitado caminos que eran indispensables para que los productores sacaran la cosecha.

Pero el viraje hacia un ideal del desarrollo y, con ello, hacia proyectos que generen riqueza, empleo y bienestar comenzó a darse con la campaña electoral que culminó en febrero, con el nombramiento de un nuevo ayuntamiento (el Concejo más la Alcaldía) y su entrada en ejercicio el primero de mayo.

Todos, los once partidos políticos que participaron en la contienda, introdujeron términos ausentes en las campañas políticas anteriores, como la economía, el desarrollo, la generación de empleo. Hasta entonces, a la Municipalidad se le había visto como la entidad obligada a realizar un listado de cosas (básicamente infraestructura vial, recolección de la basura, cementerio…) y no como la institución llamada liderar “todas” las cosas.

Al cabo de siete años de turbulencia política y dos años muertos (el bloqueo durante el último año de la administración Ramos y el asedio a Mendieta), ocurrió lo impensable: los regidores electos, de cinco partidos políticos diferentes, convinieron en buscar consenso.

Por consenso han logrado tomar la inmensa mayoría de las decisiones; y de ahí que el alcalde Jeffry Montoya (capaz, audaz, dinámico, armónico y preparado) haya logrado el elogio de tirios y troyanos.

Se han desarrollado proyectos que estuvieron empantanados durante años.

Se han desarrollado proyectos que estuvieron empantanados durante años.

Elogio por la obra de infraestructura que viene realizando; elogio por su presencia a la par del pueblo, en las buenas y las malas (como ocurrió durante la emergencia causada por el huracán Otto; en todos los ámbitos del quehacer local; elogio por la buena disposición hacia la búsqueda de soluciones; y también por el liderazgo.

De hecho, al Alcalde se le otorgó el liderazgo del Comité Ejecutivo de la Zona Económica Especial de Pérez Zeledón (al que nos referiremos mañana) con que el XIX cantón de la provincia de San José espera regresar los caminos del desarrollo.

Ciertamente, aunque hay una voluntad manifiesta de los regidores y la Alcaldía de buscar soluciones de consenso, el Concejo es un cuerpo deliberativo que no siempre va a estar de acuerdo con todo; pero donde antes había disputas y vetos, ahora ha habido acuerdos.


29 diciembre, 2016

Anúnciate Gratis