¡A remozar el Monumento de Ojo de Agua!

Casa refugio de Ojo de Agua.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Líderes generaleños anunciaron la decisión de organizar una brigada de voluntarios, para mejorar el entorno del Monumento Nacional “Casa Refugio”, la casita de Ojo de Agua que protegía a los colonizadores, del mortífero frío del Cerro de la Muerte.

“Hace 5 años, estuvimos ahí, aportando, Jorge (Oguilve), muchos, al igual que usted y yo sudando, TRABAJANDO, otros sólo comiendo (Fabián Vargas), pero igual los recordamos.

La naturaleza no entiende de monumentos, y por eso hay que estar chapeando el entorno del Refugio de Ojo de Agua.

La naturaleza no entiende de monumentos, y por eso hay que estar chapeando el entorno del Refugio de Ojo de Agua.

“Creo que es tiempo de volver a entregar un poquito de esfuerzo para limpiar ese maravilloso lugar, cargado de recuerdos de aquellos que nos precedieron…Es un deber volverlo a realizar…”, dice un mensaje enviado por José Ned Gordon Zamora, vía Facebook.

La respuesta fue inmediata: “Ya somos cinco”, adelantó Gordon.

El Refugio de Ojo de Agua es la casita que los viajeros ven a mano derecha, bajando del Cerro de la Muerte, cuando se viaja del Valle de El General hacia el Valle Central de Costa Rica. “Bonita, como para ir a almorzar un domingo…”. Ciertamente, es un lugar apacible, hermoso, espiritual, “cargado de vibras positivas”; pero pocos imaginan las dimensiones de ese enorme monumento.

Bajo los álamos, los robles y la cañuela –a donde no llegaban los rayos del sol- el agua se escarchaba, durante las madrugadas. Imposible usar zapatos, para caminar por entre las raigambres y los barriales casi congelados.

Así lucía en los años 70. En los 80 fue reconstruida, por la Municipalidad de El Guarco.

Así lucía en los años 70. En los 80 fue reconstruida, por la Municipalidad de El Guarco.

Los cerdos se amontonaban y los arrieros dormían entre los animales, para tomar de ellos el calor; pero cuando un viajero se entumía, sus compañeros más experimentados lo castigaban a varillazos, para que entrara en coraje y recuperara el movimiento. Así era.

La casa de Ojo de Agua, y otros dos refugios, fueron construidos durante la primera administración de don Ricardo Jiménez Oreamuno, por insistencia de don Pedro Pérez Zeledón, en 1910. Los refugios vinieron a mitigar las malas noches de los colonizadores y, quienes iban llegando, dejaban leña para que los siguientes tuvieran material seco con qué hacer fuego.

El refugio de Ojo de Agua fue declarado monumento nacional por decreto ejecutivo del presidente Daniel Oduber Quirós y su ministra de Cultura, Carmen Naranjo Coto, el 15 de octubre de 1974 (Decreto Nº 4246-C, publicado en La Gaceta Nº 209 de 2 de noviembre de 1974).

El Decreto nuestra algunas imprecisiones geográficas, como que ubica a Ojo de Agua en el cantón de Pérez Zeledón, y no en el cantón de El Guarco, como corresponde y, con ello, imprecisiones de índole administrativa, como que es a la Municipalidad de Pérez Zeledón a la que corresponde dedicar una partida específica de su presupuesto, para restaurar el monumento.

El grupo de voluntarios que limpió el entorno del monumento hace cinco años. (Tomada del perfil de Facebook de Ned Gordon).

El grupo de voluntarios que limpió el entorno del monumento hace cinco años. (Tomada del perfil de Facebook de Ned Gordon).

Pero la esencia es la misma, y si puede haber una controversia, ésta sólo parece estar revestida por el interés de unos y otros en conservar el monumento. La Municipalidad de El Guarco reconstruyó el refugio en los años 80; y los generaleños se sienten llamados a darle mantenimiento.

El Ministerio de Cultura y Juventud documenta una visita realizada al Refugio, el cinco de agosto de 2012, por el entonces ministro, Manuel Obregón, quien ofreció incluirla en los planes de restauración del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural de Costa Rica.

Pero la vegetación no entiende promesas y, así como lo hicieron hace cinco años, los voluntarios generaleños se preparan para realizar una labor de limpieza del entorno de uno de los escasos monumentos que honran la mejoría de los forjadores del Valle de El General.


20 noviembre, 2016

Anúnciate Gratis