Reliquia histórica divide a dos cantones

Imagen: Reliquia histórica divide a dos cantones

La Piedra de Convento fue refugio de insignes personajes de antaño
Escritores generaleños pretenden se declare patrimonio nacional

Juan Diego Jara
prensa@perezzeledon.net


En los límites de Pérez Zeledón y Buenos Aires, se encuentra una pieza natural.

En los límites de Pérez Zeledón y Buenos Aires, se encuentra una pieza natural, que antaño sirvió de refugio a prominentes personajes y pioneros sencillos en su paso hacia el Sur del país.

“La Piedra de Convento”, bautizada así por su descubridor Pedro Calderón, tiene 8 metros de altura, está cubierta de vegetación y encierra una concavidad espaciosa que proporcionó abrigo seguro a los cientos de viajeros.Por considerar la roca como un sitio de importancia histórica, un grupo de escritores generaleños pretende que se declare patrimonio nacional.

Promueven acciones con el fin de que las municipalidades de Pérez Zeledón y Buenos Aires aporten recursos para la construcción de un camino y un puente peatonal que permita fácil acceso del público al sitio.

Jorge Barrantes Ureña, uno de los gestores de la iniciativa, señaló que el propósito es que haya parqueo y rotulación, para que la piedra adquiera interés turístico.

“Conformamos un comité para difundir la existencia de este monumento por su importancia en el proceso de colonización de la región Brunca”, aseveró Barrantes.

A mitad de jornada. Entre 1866 y 1868 Pedro Calderón abrió una vereda de Cartago a Térraba, encontró la inmensa mole junto a las márgenes del río Convento.


Mario Piedra Mesén, dueño de la propiedad en que se encuentra la piedra

La Piedra de Convento era la parada a medio camino para los viajeros que se dirigían de (Los Ranchos) hoy General Viejo hacia (Hato Viejo) hoy Buenos Aires de Puntarenas.

Durante los años 1870 y 1897 pernoctaron en el sitio hombres destacados como el explorador José Figueroa. También el segundo obispo de Costa Rica Bernardo Augusto Thiel durante sus visitas pastorales. El expresidente de la República Bernardo Soto y su comitiva, siendo secretario de la misma Pedro Pérez Zeledón.

Con el paso de los años este monumento fue olvidado, pues en 1897 Henri Pittier construyó un nuevo camino, excluyendo el recorrido original.

Sin embargo, a raíz de la publicación del libro de Claudio Barrantes Cartín, Orígenes de la Diócesis de San Isidro de El General en el 2004, el refugio místico resurge y este grupo escritores amantes de su historia, deciden redescubrirla y la encuentran en el 2006.

La piedra está en jurisdicción del cantón bonaerense, pero el ingreso es por Pérez Zeledón. Corresponde a las dos municipalidades encaminar el proyecto.

El ingreso es de difícil acceso. Existe un camino por la comunidad de la Colonia a unos 5 kilómetros de la carretera Interamericana Sur.

Para llegar se debe cruzar el río Convento pero antes, pasar por una propiedad privada, cuyo dueño es Mario Piedra, quien está anuente en ceder espacio.


12 abril, 2007

Anúnciate Gratis