¿Qué quieren hacer? ¡Hagámoslo, entonces!

Tatiana Chaverri

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Una egresada universitaria logró que en el Concejo de Pérez Zeledón le remediara en minutos, lo que la Comisión Municipal de Asuntos Sociales no había resuelto en casi cinco meses: que le concedieran una cita para tratar sobre una propuesta de formación empresarial en las comunidades rurales.

—No estoy pidiendo que me financien las capacitaciones, estoy pidiendo apoyo al ente que se encarga del desarrollo, para que me abra las puertas de las instituciones, dijo Tatiana Chaverri, en un vehemente llamado a los regidores, para que reaccionen ante el deterioro económico, social y territorial de los habitantes de las zonas rurales.

Chaverri volvió sobre el tema casi cinco meses después de que presentó una solicitud para que le concedieran una cita, con el fin de que la Municipalidad le brinde apoyo a una propuesta de capacitación y formación empresarial que trasluzca los ideales y ponga en práctica las aspiraciones de gente que necesita encontrar soluciones a sus necesidades económicas.

La propuesta de Tatiana Chaverri es para poner a producir a la gente que la está pasando mal en las áreas rurales.

La propuesta de Tatiana Chaverri es para poner a producir a la gente que la está pasando mal en las áreas rurales.

La solicitud estuvo empantanada, en parte por la inoperancia de la Comisión de Asuntos Sociales  y, en su lugar, el presidente municipal, David Araya Amador, trasladó su petición a la Comisión de Hacienda y Presupuesto y le fijó la cita, la hora y el lugar que Chaverri estaba demandando, durante la sesión ordinaria del martes primero de setiembre de 2015.

La propuesta es para desarrollar proyectos de capacitación y formación empresarial en las zonas rurales de Pérez Zeledón, fuertemente golpeadas por el desempleo, la pobreza y la desesperanza. A falta de mejores cosas –advierte Chaverri-  a los muchachos los está esperando la propuesta fácil y tenebrosa del narcotráfico y la prostitución.

En su lugar, existe la posibilidad de que los propios miembros de la comunidad generen sus propios emprendedurismos, en campos como el turismo, los servicios y la producción agrícola y, para ayudarlos a tener éxito, se necesita la participación de las asociaciones de desarrollo, los grupos organizados, los sectores cooperativos, las empresas con responsabilidad social, las escuelas y los colegios, explica  Tatiana Chaverri.

La gente de las comunidades no debe estar esperando a que se establezcan empresas foráneas o a que el gobierno local les llegue a ofrecer trabajo. Deben entender que tienen capacidad para tomar iniciativas propias, que son capaces de desarrollarlas, agrega.

La joven aspira a poner en práctica un proyecto de graduación presentado en la Universidad Nacional. No aspiro a que la Municipalidad me financie los proyectos; lo que necesito es que –por su condición de ente responsable del desarrollo- me abra las puertas de las organizaciones y las instituciones públicas, como el Ministerio de Trabajo y el Instituto Mixto de Ayuda Social, dice. Luego, por cada capacitación, nosotros percibimos un ingreso, explica.


3 septiembre, 2015

Anúnciate Gratis