Promesas, renovación y mucha fe en camino a la cruz

Imagen: Promesas, renovación y mucha fe en camino a la cruz

Cientos de fieles tomaron las calles de San Isidro de El General para participar en el tradicional viacrucis

Xinia Zúñiga Jiménez
xinia@perezzeledon.net

Así lucía la calle durante el viacrusis

Como es tradición del pueblo católico, una vez más en Semana Santa la fe, la devoción y las promesas se vistieron con sus mejores galas, para hacer un alto en el camino y encomendar el espíritu a la reflexión, al reencuentro con el Nazareno.

En todo el país se vivieron con intensidad las procesiones del Viernes Santo y en San Isidro de El General no fue la excepción, ya que cientos de fieles dejaron a un lado el descanso, para acompañar a Jesús en su camino hacia la cruz y hacernos reflexionar sobre el inmenso amor que tuvo el Padre Celestial, al enviar a su único hijo para que muriera por nuestra salvación.En una mañana de sol radiante, durante toda la procesión el sudor y las lágrimas de fieles y “actores”, se mezclaron con la fe y en un recorrido muy ordenado, que pasó por el Mercado Municipal, el Estadio y la esquina de la Feria del Productor, en donde la presencia policial fue muy evidente, se culminó un calvario que para muchos fue injusto, pero que debió ocurrir así, ya que de lo contrario nuestra vida en esta tierra no tendría sentido.

Centenares de personas acudieron para ver el santo viacrusis

“La cruz es el camino de los creyentes, no es un fin, sino un medio para alcanzar una vida plena”, expresó un fiel mientras los centuriones azotaban con fuerza sus látigos y algunos cerraban los ojos, como para no ver por instantes, lo que Jesús sufrió por la salvación de nuestros pecados.

Mientras tanto, una señora de avanzada edad exclamaba: “Y saber que cada día lo estamos crucificando con nuestras faltas. La verdad es que el amor de Dios es tan grande que no lo podemos entender y en realidad que no lo merecemos”.

Llamado a la familia

Al llegar a la cuarta estación, el encuentro con María, fue aprovechado por los sacerdotes de todo el país, para hacerle un llamado a la familia, de una mayor integración y arrepentimiento.

Jesús carga la cruz a cuestas

Se explicó que la crucifixión es el camino a la luz y que a ella debemos ir todos. Asimismo, se mencionó que la familia es el centro de nuestras preocupaciones y que por ende, es necesario fortalecer los valores espirituales en el hogar.

No obstante, las procesiones del Viernes Santo sólo marcaron el inicio de la verdadera fiesta eclesiástica, que llegó el domingo con la resurrección de Jesucristo.

Redención

La seguridad jugó un papel muy importante

La tradición del Viacrucis inició en la Edad Media como una devoción popular, inspirado en los pasajes de las escrituras.

Durante mucho tiempo el Vía crucis llegó a tener alrededor de 30 estaciones. Actualmente son 15, las cuales concluyen con la resurrección de Jesús el Domingo Santo.

Fieles resaltaron orden en el Viacrucis

María Godinez Bonilla, Quebradas

María Godinez Bonilla

“Las celebraciones de Semana Santa han cambiado mucho, ya que antes eran más religiosas; sin embargo, al menos el viacrucis de este año me pareció muy bonito y ordenado. La Semana Santa la celebramos en familia, rezamos el rosario y vamos a la Iglesia de la comunidad. Vivo con mi madre y un hijo, pero aquí ando sola”.

Emilce Madrigal Valverde, Loma Verde

Emilce Madrigal Valverde

“Tengo más de 25 años de participar en este viacrucis y la verdad es que siento que el respeto por estas actividades y la Semana Santa se ha ido perdiendo, ya que las celebraciones de ahora nada tienen que ver con las de hace años atrás. Tengo cinco hijos y todos participan con diferentes papeles en la actividad y los nietos están siguiendo el mismo camino, lo cual me alegra, porque esto se hace para reflexionar sobre todo lo que nuestro Señor sufrió por darnos la salvación eterna, si nos arrepentimos de lo malo que hemos hecho y practicamos el bien”.

José Manuel Acuña Hernández, San Isidro

José Manuel Acuña Hernández

“Me gustó el viacrucis porque estuvo muy ordenado, aunque si hablamos de la Semana Santa en sí, la verdad es que el respeto que existía antes se perdió, ya que uno casi ni se mojaba las manos un viernes santo, mucho menos comer carne o andar en carro. En cuanto a las comidas se tenía mucho orden, es decir, no se estaba comiendo a cada rato y las sardinas y el palmito no podían faltar. Considero que la diferencia de la celebración se ha dado por el cambio de los tiempos. Imagínese que antes uno casi ni salía de la casa, se prohibía totalmente decir malas palabras y había que comportarse de la mejor manera, en cambio ahora hasta borrachos se ven por todas partes”.

Teresa Méndez Fonseca, Morazán

Teresa Méndez Fonseca

“El viacrucis me pareció muy lindo, pero lo que no me gustó es que el respeto ya no es el mismo de antes, ya que pude ver a gente riéndose durante el recorrido. Toda una vida he participado en las actividades de la Semana Mayor, es como algo que me inculcó mi madre, quien nunca se perdió estas actividades. He sufrido mucho con mis hijos, porque tuve 8 y se me han muerto la mitad. Todavía estoy sufriendo con uno por el alcoholismo, pero sigo pidiéndole a Dios que los ayude a salir de ese calvario”.

Para ver la galería completa de imágenes de este evento, haga click aquí.


17 Abril, 2006

Anúnciate Gratis