Programa insta a empresas a darle trabajo a privados de libertad

Imagen: Programa insta a empresas a darle trabajo a privados de libertad

Actualmente hay 85 beneficiados, entre ellos una mujer

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Yadira Elizondo Jiménez, trabajadora social.

Cuando cumplen la mitad de la pena y por su buena conducta, muchos privados de libertad del Centro Penal de Pérez Zeledón pasan al Programa Semi institucional del Ministerio de Justicia, el cual busca que ellos vuelvan a integrarse a la sociedad con éxito y paulatinamente.

Sin embargo, el requisito para que los beneficiados se mantengan en el programa es que cuenten con una oferta laboral establecida, por lo que la finalidad es que las empresas privadas del cantón contraten sus servicios y de esta manera se vinculen en el proceso comunitario.Aunado a esto, se toma en cuenta la disposición de recursos familiares y sustitutos, que favorezcan la incorporación a su medio, así como la capacidad de convivir con sus compañeros, funcionarios y comunidad de residencia.

A la fecha son 85 los privados de libertad que forman parte del programa, entre los cuales destaca una mujer, quienes se encuentran laborando en áreas como ebanistería, construcción, agricultura, ferreterías, entre otros.

Yadira Elizondo, trabajadora social del Programa Semi institucional, explicó que el objetivo es que los empresarios de la zona se sensibilicen en el tema e incorporen al privado de libertad a su actividad laboral.

“Es importante destacar que la población perteneciente al programa no puede constituirse como una grave amenaza para la sociedad, ya que parte de la formación integral recibida en prisión es la conducta adecuada a la convivencia social”, aseveró Elizondo.

En ese sentido los privados de libertad han pasado por un acompañamiento previo de la mano de profesionales en el que la interacción de disciplinas como trabajo social, psicología, derecho y seguridad ha sido uno de los ejes medulares.

Asimismo, los procesos grupales en los que se evidencian las fortalezas y debilidades del  privado de libertad, la atención a las familias, la coordinación interinstitucional, ubicación y desenvolvimiento laboral también han sido tomados en cuenta en el proceso.

La profesional indicó que el programa puede atender incluso a 120 beneficiados, pero ello depende de la apertura de las empresas para contratarlos.


12 agosto, 2011

Anúnciate Gratis