Privados de libertad celebran semana

Imagen: Privados de libertad celebran semana

Es promovida por la Pastoral Carcelaria y personeros del Centro Penal de Pérez Zeledón

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net



El grupo musical de los privados de libertad deleitó en el acto de apertura con varios de sus temas

Palmares, Daniel Flores. Que los privados de libertad tomen conciencia de su situación actual para que al salir eviten volver a delinquir, es el objetivo de la Semana del Privado de Libertad, que del 22 al 26 de setiembre se celebra en el Centro Penal de Pérez Zeledón.

Esta semana es promovida desde hace cinco años por la Pastoral Carcelaria y los funcionarios del centro, quienes con actividades deportivas y culturales pretenden que los habitantes del cantón participen y se acerquen a los reclusos.Lisandro Leiva, privado de libertad, comentó que el apoyo de la comunidad es vital para afrontar los difíciles momentos que pasan.

“Para nosotros es importante la visitas de la gente, porque en ocasiones uno se siente muy solo. Creo que esto es una oportunidad para que la sociedad en general sepa que dentro de prisión hay seres humanos con buenos sentimientos, deseosos de revertir lo malo en buenas acciones”, dijo Leiva.



Funcionarios del Ministerio de Justicia e invitados especiales

En el acto inaugural se realizaron presentaciones artísticas a cargo del grupo musical de los privados de libertad, así como del grupo de adultos mayores Cascada de Energía. Además, la alcaldesa Rosibel Ramos, como parte de un compromiso con la institución, donó pinceles y pinturas para los diversos talleres que se promueven. 

Reinaldo Villalobos, director general de Adaptación Social, señaló que la celebración de esta semana se enmarca dentro de acciones orientadas a la prevención, al desarrollo de potencialidades y destrezas para la vida de estas personas que están tras las rejas.

“Lo que hacemos es tratar de dotar de herramientas al privado de libertad para que cuando salga tenga opciones. Por ello tenemos alianzas con instituciones del Estado, aunado a la ayuda que brinda la comunidad”, acotó Villalobos.

Proyectos. Por otra parte, el director general de Adaptación Social subrayó que se contemplan nuevos proyectos para este centro, entre ellos: la remodelación de los pabellones más viejos para el 2009.

El presbítero Oscar Navarro, fundador de la Pastoral Carcelaria, detalló que en 1994 se gestó la iniciativa de apoyar a la población penal de manera espiritual y material.



Hubo bailes típicos a cargo del grupo Cascada de Energía

“Es una labor conjunta, un servicio que se presta y tratamos de abrir espacios para que el recluso, al salir, no se le cierren las puertas”, expresó.

Yamileth Valverde, directora de la cárcel generaleña, manifestó que dichas actividades contribuyen para que la población penitenciaria se desarrolle plenamente en sociedad, y se comprometa con la comunidad, a no infringir las leyes.

Precisamente para lograr la reinserción de los privados de libertad a la sociedad, el Centro Penal de Pérez Zeledón impulsa una serie de programas con específica atención en el área educativa.

“Contamos con ocho maestros impartiendo clases de primaria, secundaria y hasta nivel universitario a los privados de libertad, por un convenio establecido con la Universidad Estatal a Distancia”, explicó Valverde.



Los privados de libertad exhibieron sus artesanías

Acciones formativas. La directora aseveró que el 95% de la población penal cuenta con algún tipo de trabajo, gracias a los talleres de artesanía y pintura desarrollados a través del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), lo cual les permite comerciar el producto y colaborar con sus familias.

El Centro Penal de Pérez Zeledón tiene una población de 432 privados de libertad, de los cuales 180 están cumpliendo sentencia por delitos sexuales y 150 por tráfico de drogas.

También cuenta con un pabellón exclusivo para 10 mujeres, con quienes la institución planea la realización de talleres.



Funcionarios y privados de libertad asistieron a la inauguración de la semana

Sin embargo, algo que llena de satisfacción al personal técnico y administrativo del centro es la baja en el índice de reincidencia del delito.

“Ello demuestra que los programas de atención a la violencia sexual, doméstica, y generalizada, drogadicción y convivencia están surtiendo efecto”, acotó la directora.

Este centro posee un ámbito agrícola donde los privados de libertad laboran en el campo. Recientemente generaron una producción de ¢22 millones mediante el cultivo de hortalizas.

 

 

 


23 Septiembre, 2008

Anúnciate Gratis