Pretenden restaurar la imagen del Príncipe de la Paz en Pérez Zeledón

Imagen: Pretenden restaurar la imagen del Príncipe de la Paz en Pérez Zeledón

A raíz del deterioro que ha sufrido por la mano indiscriminada del hombre

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

La figura del Cristo está en total deterioro. Hace treinta años la construcción costó 120 mil colones.

Después de treinta y un años de construida, un grupo de generaleños pretende restaurar la imagen del Príncipe de la Paz en San Rafael Norte de Pérez Zeledón.

Con el paso del tiempo, este ícono religioso y cultural del cantón ha sufrido severos daños producto de la mano indiscriminada del hombre y su estado es realmente deplorable.Por tal motivo, se conformó una comisión compuesta por la Iglesia Católica, la Asada de San Rafael Norte y autoridades políticas, denominada “Restauración de la Imagen de Jesús Príncipe de la Paz”, que trabaja para que se cumplan las acciones planteadas.

Marco William Granados, presidente de la comisión, indicó que el proyecto consta de tres etapas, la primera es restaurar la imagen, darle protección e iluminación, la segunda, declararlo monumento nacional, y la tercera, adquirir terrenos aledaños para proteger el santo de por vida.

“La lucha con el tajo de la piedra la ganamos recientemente y a Dios gracias no se tocará la piedra, ahora nos compete proteger la imagen y darle ese embellecimiento que se merece para que se convierta, incluso, en un atractivo turístico de la zona”, acotó Granados.

El costo de la obra en su primera etapa se estima en veintitrés millones quinientos mil colones, recursos que esperan conseguir a través de colectas. Por ejemplo, la primera actividad está pactada para el 17 de julio y consiste en un desayuno católico en la Feria del Productor, con el cual las empresas y organizaciones del cantón podrán hacer sus donaciones.

Luego el propósito es recolectar más fondos a través de ferias, turnos, iglesias del cantón y apoyo del gobierno local.

Miembros de la comisión “Restauración de la Imagen del Príncipe de la Paz”.

Max Ulloa, hijo de Francisco Ulloa, quien construyó la figura en 1980, es el encargado de restaurarla ahora. Él señaló que asume el reto con emoción, pues hace más de treinta años le ayudó a su padre a hacerla.

“Con paciencia se hace. Recuerdo que a mi papá le llevó confeccionarla un año, cuando monseñor Ignacio Trejos, obispo de la Diócesis de San Isidro de El General, en aquel entonces, se lo solicitó”, aseveró.

Ulloa cuenta que el montaje no fue fácil y duró cerca de tres meses. Para ello habían subido los materiales (piedra, cemento) en helicóptero, después las piezas en carreta y luego al hombro todo el resto.

De acuerdo con el escultor, es lamentable el deterioro actual que sufre la imagen de diez metros de alto, la cual está llena de grafitis y fisuras bastantes fuertes en los primeros dos metros.

“Le han arrancado las uñas de los pies y se han llevado pedazos, la gente le hace huecos a diferentes alturas y hasta en los ojos. El metal se ha herrumbrado, la primera mitad hay que darle un recubrimiento  entero,  saldar los orificios y darle el acabado original que garantice por muchos años su mantenimiento, pero sobre todo, buscar la manera de que la gente no le haga más daños”, afirmó Ulloa.

Para evitar el deterioro, una vez restaurada la imagen, se procura cerrar el perímetro y modificar la estructura de la base para que nadie suba.

La comisión se propuso que la campaña de restauración se llevé a cabo en un año.


20 junio, 2011

Anúnciate Gratis