Porristas de Pérez Zeledón hacen añicos los estereotipos

Equipo de porrismo Generals All Stars.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

G
eneral All Stars, de Pérez Zeledón, no sólo causó sensación en el Gimnasio Nacional, abarrotado de un público acostumbrado a ver a los tradicionales grupos del Valle Central, sino que se adjudicó un segundo lugar privilegiado para cualquiera de los 50 equipos que acudieron al Campeonato Nacional de Porrismo, el sábado de la semana pasada.

Ganaron un segundo puesto, en la categoría “all stars” por milésimas, debido a algún gesto o movimiento apenas perceptible al ojo humano, cediendo el primer lugar al equipo “Bears” de Heredia, según informó su entrenador, Luis Guerrero. En la categoría de “instituciones” fue la Universidad de Costa Rica la que se adjudicó el primer lugar.

La gratificante satisfacción del triunfo.

La gratificante satisfacción del triunfo.

Pero si la sensación de haber obtenido un segundo lugar,  en su primera presentación en un campeonato nacional fue una experiencia impactante para “Generals All Stars”, el equipo de porristas de Pérez Zeledón, mayor fue la impresión cuando el público enloqueció, desbordándose en aplausos a favor de “los campesinos” que los estaban visitando.

Iban a ganar; lo sabían porque se los había dicho su entrenador, un experimentado porrista del equipo de la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA) y porque, a dos años de entrenamientos, habían sumado una intensa práctica de siete horas diarias, para ir preparados al Campeonato.

El viernes, 22 de noviembre de 2013, también tuvieron la oportunidad de entrenarse durante un rato en el Gimnasio Nacional y en otro gimnasio josefino, como para asegurarse de que no los iban a intimidar los escenarios grandes.

Con el trofeo en la mano, en el Gimnasio Nacional.

Con el trofeo en la mano, en el Gimnasio Nacional.

Pero ocurrió lo que suele pasar a tantos seres humanos, que cuando los espera una experiencia de privilegio, se hunden en confuso orden de ideas de día después del Apocalipsis: subir por primera vez a un avión; decir su primer discurso o tal vez la primera entrevista de trabajo. Pasaron la noche casi en vilo, las más de las horas en el servicio que dando vueltas en la colchoneta, tratando de conciliar el pánico.

Pero se llegó el día y el momento; con el alba día se fueron acomodando las ideas y, ya en el escenario, con esa música más que conocida, acompañada un efecto de sonido que dice reiteradamente “Pérez Zeledón”, se entregaron a la vieja rutina en una secuencia de actos que rayanos en lo perfecto.

Fue entonces cuando el auditorio se desbordó en aplausos de apoyo a los desconocidos y cuando se desmoronó, astillado, el estereotipado concepto de que sólo en el Valle Central se hacen grandes cosas. En Pérez Zeledón también se puede, aunque los emprendedores tengan que luchar contra todas las adversidades imaginables.

No hacía mucho que Luis Guerrero, que es de San José pero se metió a la aventura de formar un equipo de porristas durante una visita que realizaba a unos parientes suyos que viven en el barrio Sinaí, se pasó tres días en un poyo del parque de San Isidro, buscando solución al problema de que no tenía dinero ni a quién pedirle prestado para regresar a casa.

Luis Guerrero, entrenador del equipo de porrismo de Pérez Zeledón.

Luis Guerrero, entrenador del equipo de porrismo de Pérez Zeledón.

Esa experiencia es la más dramática muestra de las necesidades que pasan estos muchachos y estas muchachas, algunos de lugares retirados de San Isidro, para desplazarse al gimnasio de Ciudadela Blanco, para sus sesiones de entrenamiento.

Se valen de rifas para comprar tenis, comprar muñequeras, rodilleras y coderas; para atender a algunos de ellos cuando sufre una lesión. Se valen de una olla colectiva porque nunca hay para pasar al restorán; y, cuando, excepcionalmente, viajan a San José a participar en algún evento, se quedan en la casa pequeña y modesta de los papás de Guerrero.

En esta ocasión, en que asistieron al Campeonato Nacional, destaca el apoyo que les brindaron El Canastico, que les proporcionó el uniforme, el Gym Center, que les facilitó el gimnasio para que hicieran pesas, y el Grupo Babel; y la que no les dio la Municipalidad, a pesar de sus reiteradas solicitudes de ayuda y que inclusive los descartó como participantes en el desfile del Festival Luces del Valle. Y todavía deben lo de la música.

Pero desarrollan una agilidad que sólo se ve en la naturaleza y tienen una actitud inquebrantable; y ya se están preparando para asistir a un próximo festival organizado por la Federación Costarricense de Porristas Aficionados y sueñan, sí, con unos juegos olímpicos.


28 noviembre, 2013

Anúnciate Gratis