Polémica en Pérez Zeledón entre UPIAV y CCSS por aportes a seguros

Imagen: Polémica en Pérez Zeledón entre UPIAV y CCSS por aportes a seguros

Conflicto se debe al aumento en el monto del seguro y al pago obligatorio del régimen IVM

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Juan José Castrillo (izq.) y Vinicio Murillo, dirigentes de la UPIAV

La Unión de Productores Independientes y Actividades Varias (UPIAV) en Pérez Zeledón, se opone al acuerdo que tomó la junta directiva de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), de aplicar de forma obligatoria el régimen de pensiones por Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) a los 12 mil afiliados de la organización –en su mayoría agricultores–, pues aduce que no todos están en capacidad de asumir el pago.

La UPIAV afirmó que durante años ha mantenido un convenio con la Caja, en el que sus agremiados costeaban todos los meses el seguro por enfermedad y maternidad; el aporte al seguro por IVM lo hacían de manera voluntaria.La Upiav también cuestiona el aumento del 20 por ciento que impuso la Caja para ambos seguros, pues considera que el precio no se ajusta al ingreso del pequeño y mediano productor, aún tratándose de un grupo productivo que brinda su esfuerzo a la economía nacional.

De acuerdo con Vinicio Murillo, miembro de la UPIAV, aunque presentaron misivas a las autoridades de la Caja, en procura de abrir un proceso de negociación, nunca obtuvieron respuesta.

“En estos cuatro años no se actualizaron los precios, nuestros afiliados seguían pagando los mismos ¢3.750 por enfermedad y maternidad, y otro monto similar, pero voluntario, por el seguro de IVM. Sin embargo, en febrero de este año comenzó a regir el nuevo aumento y no se nos consultó nada”, acotó el dirigente de UPIAV.

Murillo recalcó además: “Es importante aclarar varios conceptos que han manejado las autoridades de la Caja para manipular la opinión pública, ya que es muy fácil decir que 3.750 colones son muy poco, y que hay otros que pagan mucho. Lo que pedimos es que  se ajuste el monto de acuerdo con las realidades de las personas, en este caso los agricultores y amas de casa. Aceptamos que podemos tener afiliados que están en una escala superior, pero entre 12 mil personas es muy complicado tener el control, y cuando nos hemos dado cuenta las hemos excluido”.

Los directivos de UPIAV son conscientes de que el régimen de pensiones de IVM es bueno; no obstante, están en desacuerdo de que el aporte sea obligatorio para todas las personas.

“Solicitamos que se haga un proceso paulatino de incorporación y de información a la gente, sobre las posibilidades y beneficios de IVM. Le hemos planteado a funcionarios de la Caja  que se hiciera un proceso de capacitación, y no lo quisieron aplicar. Sabemos que el asunto es una Ley de Protección al Trabajador, pero se puede ajustar, porque está afectando a un sector”, arguyó Murillo.

Para Juan José Castrillo, secretario general de la UPIAV, el tema con la Caja es una simple y concreta imposición que va a afectar a muchísimos agricultores. “Si nos obligan a pagar el seguro de IVM quedaremos como delincuentes, porque no tenemos la capacidad de pagarlo. Y peor aún,  vamos a necesitar  los servicios del hospital, y, ¿cómo vamos a hacer?”, expresó.

Según la UPIAV, todo apunta a que las acciones de la Caja van orientadas a golpear y a debilitar a las organizaciones sociales del país y a eliminar los convenios.

Por ello aseguran que seguirán en pie de lucha, y que de ser necesario, no retirarán las planillas.

Minor Mata Arias, director a.i. de Sucursales Región Brunca de la CCSS

Contraparte. Por su parte el director a.i. de Sucursales de la Región Brunca de la Caja Costarricense del Seguro Social, Minor Mata Arias, señaló que la nueva normativa fue tomada en común acuerdo por las altas autoridades de la institución, con el fin de normalizar las anomalías que se venían dando en estos convenios especiales con organizaciones sociales.

Mata explicó que la determinación de que ahora se deba cotizar para el seguro de IVM, deviene de lo que establece la Ley de Protección del Trabajador, que desde febrero del 2000 está vigente. No obstante, agregó que la institución dio todos los años suficientes para que las organizaciones se pusieran en regla, en este caso la UPIAV.

“La institución ha ido abarcando el proceso de forma paulatina, de tal forma, que la junta directiva en todo ese tiempo dio instrucciones a la Gerencia Financiera y, de este modo a las sedes regionales, para que las distintas actividades económicas fueran incluidas bajo esta modalidad. La actividad de agricultura fue la última que se incorporó dentro de ese sistema”, dijo.

De acuerdo con Mata la intención de la Caja no es desaparecer ese tipo de convenios con las organizaciones, sino darle protección al trabajador y, en segundo término, fortalecer el régimen de pensiones.

“Ya nosotros presentíamos que la reacción de la UPIAV sería esta. Esperemos que haya diálogo… aunque ya lo ha habido y con autoridades muy superiores a mí persona. El asunto aquí es que los agricultores deber pagar IVM siempre, ya que son catalogados como trabajadores independientes”, comentó.

No obstante, Mata aseveró que la institución estableció recientemente la nueva escala contributiva para trabajadores independientes, la cual ubica a los asalariados de escasa capacidad contributiva a aportar el monto mínimo y al Estado a contribuir en mayor proporción.

Puso de ejemplo que el ingreso de referencia será de 110 mil colones, 3.75 para el servicio de salud; 4.25 para el seguro de IVM. El Estado aportará el 7.25 para salud y el 3.5 para IVM.

Mata manifestó que lamenta la medida que analiza la UPIAV de no retirar las planillas, pues como institución les competería entonces suspenderlas.


9 Abril, 2010

Anúnciate Gratis