”Pintar es una pasión… un arte que traigo en la sangre”

Imagen: ''Pintar es una pasión... un arte que traigo en la sangre''

Conozca un poco de “Rafa” Cordero, un pintor generaleño,
quien lamenta la falta de apoyo al arte del cantón

Xinia Zúñiga Jiménez
[email protected]

Desde niño a Rafael Arturo Cordero Herrera le ha gustado
pintar, porque es una forma de expresar lo interno y externo, para él
la pintura es un arte y sobre todo su pasión… es algo que siempre tiene
que hacer, porque siente que lo necesita y de alguna forma se ha convertido
en un estilo de vida e incluso, reveló que pese al poco apoyo que existe
en el cantón para el arte en general, actualmente vive de eso.

Su casa es sencilla, pues vive en una de las viviendas más antiguas
de San Isidro de El General, en la entrada del Barrio El Prado, pero su arte
es fino y sus pinturas podrían competir contra otras de grandes artistas,
eso es algo que no se puede ocultar.

De niño empezó a ver revistas y algunos reportajes de pintores
famosos y poco a poco se fue involucrando en este arte. El arte egipcio, por
sus símbolos y rayas, le ayudó a practicar lo abstracto.
Ha trabajado con todas las técnicas desde el lápiz (grafito) y
las tintas, hasta llegar al acrílico y el óleo. También
ha hecho obras de teatro. “He realizado muchas exposiciones de pintura
y mi trabajo ha estado enfocado en los niños y jóvenes.
Laboré también unos 16 años para un centro de orientación
juvenil con el Ministerio de Justicia. Asimismo, impartí muchos
talleres para niños, jóvenes y adultos”, manifestó.


“El artista es como el poeta”


Rafa Cordero con una de sus pinturas.

Al consultarle en qué se inspira para pintar, dijo que el artista es
como el poeta, es decir, es sus pinturas se reflejan muchas cosas, pero es relativo
y de sentimientos; depende de la ocasión, su ánimo y el ambiente…
así es la pintura. “A veces uno pinta cosas para vender,
que le agrade a la gente, pero otras veces es porque le nace” dijo, mientras
agregaba que la pintura más cara que ha vendido costó $1.000 (mil
dólares), era un surrealismo y se la llevaron para Nueva York”,
señaló don Rafa, quien también tiene algunas de sus pinturas
en países como Alemania.

Su ingenio lo ha llevado a hacer obras de arte sobre diversos tipos de materiales,
y ahora descubrió una técnica en cascarones de palma donde pinta
máscaras, las cuales son muy originales y coloridas, aptas para colgar
en cualquier parte de la casa, oficina o negocio.

“El pueblo no ha adquirido un desarrollo cultural en el cual se invierta
lo necesario en el arte, pero pienso que poco a poco se irán abriendo
las expectativas y la apreciación al arte. Quizás las futuras
generaciones tengan mayores oportunidades, porque han brotado muchos pintores
jóvenes en Pérez Zeledón y sería lamentable que
tengan que sacrificar tantas cosas como nos ha tocado a nosotros…”,
subrayó Cordero.

Un poco resentido


Pintura de Rafa Cordero

Después de aportar mucho de su talento en talleres para niños
y jóvenes, don Rafa ahora está retirado y dedica más tiempo
para si mismo, pero por supuesto, no deja de pintar y de recibir a gente en
su casa, en especial a jóvenes con problemas psico sociales, a quienes
trata de aconsejar, según reveló.

A pesar que el valor económico en el que vende sus trabajos no es lo
más importante, manifestó que ha estado viviendo de esto y que
fuera del cantón valen mucho más, pero para él lo significativo
es el aporte que realiza, la huella que queda.

“A veces no me da ni para comer, pero sigo pintando, no sé por
qué, porque debería estar haciendo otra cosa para vivir mejor,
pero es como una adicción a la pintura, es algo que traigo en el alma,
en la sangre…aseguró.

“El apoyo al arte es pobre”


Pintura de Rafa Cordero

Por otro lado, con respecto al apoyo al arte del cantón en general,
dijo que es muy pobre, muy vago, muy espontáneo e irregular, porque no
existe ningún plan ni proyecto político o institucional sobre
el desarrollo cultural en el cantón, a menos que él conozca y
que los proyectos que se han puesto en práctica, terminan sin interés
ni entusiasmo.

Don Rafa indicó que en el cantón existen otras prioridades y
que un alcalde en una oportunidad dijo, que era mejor construir aceras que tener
abierto al público un taller de pintura y que en cierta forma es cierto,
pero que también la población se enriquece con el arte, lo cual
es un progreso porque hace que las personas sean más sensibles, que piensen
mejor…

Por último, el mensaje para los niños y jóvenes que les
gusta pintar, es que sigan experimentando, pero que no descarten otras opciones
de superación. También que vendrán tiempos mejores, donde
se apoyará más el arte, pero que cuando esto suceda, no se olviden
de los que estuvieron atrás.


Pintura de Rafa Cordero

“La idea es que el arte en Pérez Zeledón vaya desarrollándose,
para tener un poquito más de cultura y elevar los niveles artísticos
y culturales de un pueblo como el nuestro.

Para mí la pintura es una pasión, una adicción, en ella
me muestro, me oculto, en ella digo, callo, es mi interior, son mis ojos y es
mi alma. El arte me ha enriquecido mucho en la forma como miro el mundo hoy
y gracias al arte soy un mejor ser humano, y mañana indiscutiblemente
que más”, finalizó don Rafa, como se conoce popularmente
a este pintor generaleño.


23 Abril, 2005

Anúnciate Gratis