Pérez Zeledón ya puede cobrar impuesto a las piedras

Minería Pérez Zeledón

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Si las expectativas de los regidores generaleños se cumplen, la Municipalidad de Pérez Zeledón deberá entrar en un período de relativa holgura económica, mediante la aplicación de un impuesto a la minería.

Ciertamente, el subsuelo de Pérez Zeledón no se caracteriza por tener metales preciosos ni piedras finas, como no sea por la abundancia de una bauxita que nunca va a explotar. Y si bien la Municipalidad es casi impotente para tener sus propios tajos, al menos podrá sacar provecho a la piedra de río de la que –eso sí- es abundante.

El impuesto a la minería deberá convertirse en una importante fuente de ingresos para la Municipalidad.

El impuesto a la minería deberá convertirse en una importante fuente de ingresos para la Municipalidad.

El “Reglamento para el cobro del impuesto a la explotación de los recursos mineros en el cantón de Pérez Zeledón y de patentes de explotación de concesiones en canteras, causes de dominio público, lavaderos y placeres”, entró en vigencia, con su publicación en La Gaceta del 15 de junio de 2015.

De acuerdo con los términos del reglamento, el tributo por la explotación de concesiones en canteras y causes de dominio público será del 30 por ciento sobre la base del monto real que el concesionario paga mensualmente por concepto de impuesto de ventas y por las ventas brutas de cada metro cúbico de arena, piedra, lastre o cualquier otro material o mineral generado por la venta del material extraído.

El reglamento también contempla un impuesto de cien colones por metro cúbico de materiales destinados, cuando éstos sean utilizados por el mismo concesionario para fines industriales. Este monto –establece el reglamento- deberá estar siendo actualizado de acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor calculado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

En Pérez Zeledón no hay oro, ni plata, ni petróleo, pero la piedra también vale.

En Pérez Zeledón no hay oro, ni plata, ni petróleo, pero la piedra también vale.

De acuerdo con otros alcances del reglamento, para los concesionarios de placeres (bancos de arena) y lavaderos, el impuesto será del 15% del monto total que pagua mensualmente por concepto de ventas generado por la venta de cada metro cúbico de material extraído.

Además, si la concesión otorgada se encuentra dentro de un límite cantonal, la Municipalidad de Pérez Zeledón sólo podrá cobrar el 50 por ciento de lo concebido en el reglamento (es decir, la mitad del 30 por ciento del impuesto de ventas) independientemente de que la otra municipalidad cobre o no el otro 50%.

Del impuesto a la minería (a la arena y la piedra, básicamente) se vino hablando durante años; y no fue hasta en febrero del presente año 2015, cuando el Concejo aprobó una propuesta de reglamento. Luego, el Reglamento fue sometido a consulta; pero no hubo apelaciones, por lo que se publicó, para que entrara en vigecia.


2 julio, 2015

Anúnciate Gratis