Pérez Zeledón ya está molesto por el puentecillo de El Hoyón

Puente de El Hoyón, San Isidro de El General.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Una iniciativa popular orientada a bloquear el paso por la carretera nacional que comunica a San Isidro de El General con el litoral pacífico –si el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) no ofrece una solución formal e inmediata a los inconvenientes del puentecillo de El Hoyón- parece contar con un respaldo masivo, en la comunidad generaleña.

Con una baranda aplastada, de tantas "caricias". Se teme a la fatalidad.

Con una baranda aplastada, de tantas “caricias”. Se teme a la fatalidad.

Más que “un puentecillo de barrio”, este puente, de un carril y no más de veinte metros de largo, es el que permite hoy el tránsito diario de centenares de vehículos –y entre ellos buses y furgones- sobrecargado hasta niveles inimaginables cuando se le construyó, hace más de tres décadas, cuando había pocos vehículos y la costanera venía por Quepos.

Un solo carril; con las barandas aplastadas de tantas “caricias”; en una curva de 45 grados (que obliga a los conductores de camiones grandes hacer maniobras extremas para cogerlo en el centro) y sin paso peatonal, debido a lo cual los transeúntes tienen que asegurarse de que no vaya ni venga un vehículo, y correr para no tener que volarse al río en caso de premura. Si tiene alguna ventaja sobre un puente “de veras”, es que puede bloquearse con dos bicicletas.

“Estamos hasta la coronilla. Vecinos de nuestra comunidad de El Hoyón. Nos hemos hecho presentes ante la Asociación de Desarrollo, con el fin de tomar las medidas, por desgracia, de bloquear los puentes de nuestra comunidad, próximamente”, informó el empresario Alejandro Acevedo, uno de los líderes del movimiento, en su muro de Facebook, en estos primeros días de octubre de 2015.

Un puentecito de un carril, en una carretera nacional de abundante tránsito.

Un puentecito de un carril, en una carretera nacional de abundante tránsito.

Las respuestas de apoyo no se hicieron esperar. Inclusive, parodiando lo que pareciera una “leyenda urbana” panameña, se sugirió un nombre para la nueva obra: “Puente de los milagros”; porque un pueblo lo usa con efectividad prodigiosa  (bloqueándolo) cada vez que se siente desatendido por el gobierno.

El bloqueo está en suspenso, sin embargo, en espera de una respuesta concreta de Conavi. Funcionarios de esta dependencia gubernamental, acompañados por representantes de un organismo de las Naciones Unidas, habían pasado revista al puente de El Hoyón a otros diversos puentes que no están en mejores condiciones, en los distritos de Platanares, General y Rivas.

Se había hablado sobre el proyecto de instalar un puente armable provisional, para atender la necesidad, mientras se presupuesta la construcción de puentes de cemento. Pero los vecinos de El Hoyón –y todos los usuarios de esa carretera cada vez más importante y transitada- quieren respuestas concretas… y ahora.


8 octubre, 2015

Anúnciate Gratis