Pérez Zeledón vrs Liceo de Costa Rica

El viernes 4 de junio se llevó cabo en el polideportivo el penúltimo juego de los Guerreros en el torneo de apertura del campeonato nacional de baloncesto. Ha sido un torneo sumamente difícil para un equipo que en el transcurso del mismo ha tenido que ir modificando estrategias, tomando condición física y cogiendo ritmo. La afición sabe que no ha sido fácil, pero también se sabe que en muchas ocasiones pudo haber sido mejor.

Al parecer al quinteto generaleño le falta la fuerza y la concentración para mantener un mismo tipo de juego durante los cuarenta minutos de un partido, porque ya se ha demostrado que cuando se ponen a jugar ni el Liceo, ni Barva ni ningún otro equipo en el país es superior a ellos.El partido fue sumamente intenso, la cara de Jonathan Durán y la cabeza de Pablo Aguilar demostraban lo fuerte que estuvo el juego, literalmente se jugó con sangre. En el primer cuarto, la defensa generaleña volvió a incomodar al equipo contrario, era el mejor momento de Pérez, que busco buenas opciones de tiro, más cuando descubrió que los aleros liceístas no son buenos en la marca y que los postes habían llegado solo a golpear.

El Liceo acomodó mejor sus figuras y se basó en sus dos torres, los panameños Planes y Jaén, quienes comenzaron a crear mejores opciones para su equipo, aún así Pérez mantuvo su buen nivel hasta el medio tiempo, en el descanso ambos equipos igualaban en cantidad de puntos, el espectáculo ofrecido hasta el momento valía el boleto.

El tercer cuarto aunque el liceo saco una ventaja de 10 puntos no fue malo, el equipo local trató de mantener su buen juego y los aleros josefinos estuvieron más atinados de larga distancia, además los rompimientos rápidos fueron castigando poco a poco a los generaleños. En el último cuarto, el juego mal intencionado por parte de los visitantes tomó parte importante del partido, ayudados por supuesto por las malas apreciaciones de los árbitros quienes tuvieron que ver sangre para poder pitar una falta, el panameño Cliford Planes tenia que haber sido expulsado, pero si no es por la reacción de los aficionados la falta contra el 11 de Pérez ni siquiera se hubiera pitado, como pasó cuando le cortaron la cabeza de un codazo a Pablo, los señores jueces dejaron pasar la jugada como si nada hubiera pasado.

Pérez Zeledón entró en desesperación, ya que por mucho tiempo del juego demostró que podía ganar pero la ventaja se hacía más grande a favor de los visitantes, los postes guerreros se vieron también muy afectados por el juego “hachero” de los del expreso y el partido cambió de lo bonito y emotivo a lo desesperado, se incurrieron en muchos errores ofensivos y defensivos que le permitieron al Liceo en los últimos minutos sacar una ventaja amplia, que no demostró los que de verdad pasó en la cancha.

Si nuestro equipo logra mantener lo que hace en los primero cuartos, es bueno creer que el torneo de Clausura será diferente, pero para eso hay que pedir más esfuerzo y sacrificio por parte de los muchachos que hoy representan a nuestro querido cantón.

Adelante Guerreros!!!


7 Junio, 2004

Anúnciate Gratis