Pérez Zeledón también llora la tragedia de Corn Island

Yosseth Chanto Vargas

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Hoy, la bandera costarricense fue izada a media asta y si los costarricenses lloran la tragedia ocurrida el sábado en aguas nicaragüenses, mayor es la consternación para los generaleños, por haber perdido a una de sus hijas bien amadas.

Yosseth Chanto Vargas, una profesora de francés residente en el barrio El Hoyón, al sur de la ciudad de San Isidro de El General, fue una de las trece personas costarricenses, fallecidas tras el hundimiento de una embarcación que transportaba turistas, frente a la costa atlántica de Nicaragua.

Jovial, buena gente, excelente profesora y amiga de los animalitos.

Jovial, buena gente, excelente profesora y amiga de los animalitos.

La dramática información sobre el naufragio detonó en medios informativos nacionales e internacionales desde la media tarde del sábado (23 de enero de enero) y no tardó en saberse –vía telefónica y redes sociales- que entre las personas fallecidas estaba Yoss, la dinámica y querida profesora generaleña, que se desempeñaba en la Unidad Pedagógica Rafael Ángel Calderón  Guardia y el liceo Jerusalén.

“Una panga con motores de alto poder que se desplazaba hacia la turística isla Corn Island, a 70 kilómetros de la costa, fue hundida en el camino por el fuerte oleaje. Transportaba a veinticinco turistas, la mayoría de ellos costarricenses, de los cuales fallecieron trece. Fueron rescatados nueve cuerpos…”.

En la Base Aérea del Aeropuerto Juan Santamaría, un recibimiento de honor y solidaridad.

En la Base Aérea del Aeropuerto Juan Santamaría, un recibimiento de honor y solidaridad.

Estupor. Las fuerzas policiales y de salvamento de Nicaragua y Costa Rica reaccionaron; los mismísimos gobernantes y sus allegados, de ambos países, decretaron la alerta roja, mientras en el mar Caribe, los intrépidos pescadores desafiaban al mar picado, tratando de rescatar a los náufragos de la inminente muerte.

La panga había partido hacia Corn Island a la una y media de la tarde, a espaldas de la decisión de las autoridades náuticas, que habían prohibido la navegación ante los pronósticos de mal tiempo. Y si bien fueron salvados unos quince sobrevivientes –entre turistas y tripulantes- y recuperados los cuerpos de nueve de los turistas fallecidos, un oleaje que superaba los tres metros primero, y la noche, después, impidió encontrar a los cuatro desaparecidos, dicen las informaciones periodísticas.

Yosseth (centro) durante un acto cívico, junto a algunas de sus compañeras de trabajo.

Yosseth (centro) durante un acto cívico, junto a algunas de sus compañeras de trabajo.

Es el dolor, el que suele unir a las familias. Los gobiernos de Nicaragua y Costa Rica unieron esfuerzos para solidarizarse y ayudar a los náufragos, a las familias de los dolientes, y a los otros turistas que, por diversas causas, no habían abordado la embarcación.

Intercambio entre diplomáticos y muestras de dolor externadas por el gobierno nicaragüense; comunicación verbal –inclusive- entre los mandatarios. Y el silencioso ritual de repatriación de los costarricenses que fueron al vecino país en busca de un solaz descanso, a lo largo del domingo.

Anoche, el presidente Luis Guillermo Solís, acompañado por miembros del Gabinete, dio un recibimiento de honor  a los costarricenses en la Base Aérea del Aeropuerto Juan Santamaría, externaron el dolor del pueblo de Costa Rica a los dolientes, se sumó a una oración y decretó duelo  nacional.

Hoy, la bandera a media asta, expresando luto. En Pérez Zeledón, el sentimiento fue de consternación. Yoss…  Decenas de generaleños colgaron en el muro de Facebook de Yosseth Chanto, sus más sentidas muestras de dolor, pero también sus más expresivas muestras de admiración y agradecimiento:

Junto a las muestras de dolor también hay expresiones de admiración y agradecimiento.

Junto a las muestras de dolor también hay expresiones de admiración y agradecimiento.

“Y con gran pesar no puedo sino decirte hasta pronto, Profe. Pero tu tiempo aquí en la tierra terminó y segura estoy de que el Rey y Señor está esperándote con los bazos más que abiertos”.

“¡Que dolor siento! Perdimos una excelente profesional, amiga y persona. Nunca olvidaré tu lucha y amor por los animalitos callejeros y tu dedicación con tus estudiantes…. Ahora descansas junto a Jesucristo y tu Padre en el cielo, mas nosotros en la tierra estamos de luto,. Perdimos un Ángel de Dios, aquí”.

“Mi amiga doña Joss… ¡Qué decir de ti…! ¡Qué alma… qué corazón… qué gran persona… Y qué inmenso amor por los animales! Sé que Dios te necesitaba, porque eres un ángel… pero eras el ángel para tus peluditos… Te recordaremos siempre”.

Yosseth Chanto había viajado a Nicaragua acompañada por una hermana y el esposo de ésta. Sus parientes no abordaron la panga y, hoy, la despiden, como tantos y tantos compañeros y amigos, en el Monte Tabor –en el barrio Santa Cecilia- en un Pérez Zeledón que también llora ante lo irreparable.

 

Créditos: Imágenes por cortesía de la Presidencia de la República y tomadas del muro de Facebook de Yosseth Chanto.


25 Enero, 2016

Anúnciate Gratis