Pérez Zeledón recibió parte del “Gordo Navideño”

Imagen: Pérez Zeledón recibió parte del “Gordo Navideño”

Xinia Zúñiga J.

En la Terminal de Buses del Mercado Municipal de San Isidro de El General,
se vendieron 8 pedacitos del segundo premio del Gordo Navideño, el número
84 con la serie 468, cuyo entero pagó ¢25 millones.

El encargado de llevar la suerte a alguien desconocido hasta el momento, fue
Domingo Cascante Picado, quien tiene 15 años de ser vendedor de lotería
y por supuesto, que dice haberse alegrado por haber llevado felicidad a un hogar,
quizás generaleño, ya que aún no recuerda quien se los
compró, porque este año vendió 100 enteros de la lotería
navideña y entre tantos compradores, es difícil recordar a uno
en especial.Al parecer esta no es la primera vez que este vecino de Lomas de Cocorí
vende un número premiado, pues según dijo a este medio, hace algún
tiempo vendió un entero del Mayor, cuando éste pagaba ¢7.5
millones, el cual se lo llevaron para Uvita. No sabe si el afortunado fue un
extranjero o nacional, quien le apostó al 39.

“Esa gente que sale premiada nunca aparece y si tuvieran gusto de darle
algo a uno lo buscan; sin embargo, me alegro de haber vendido un buen premio
y de seguro el que se lo ganó se alegra más”, expresó
mientras atendía a sus clientes.

Agregó que “le dije a la doña, vea usted lo que son las
cosas, anduve en el bolso esos pedacitos de lotería premiada y sin saberlo”,
es que cómo va uno a saber, señaló.

“Arreglar la casita”

Consultado en qué habría invertido el dinero si hubiera ganado
la lotería este año, no dudó en decir que en arreglar su
casa, la cual se encuentra en mal estado.

“Sólo pegué terminaciones, pero si hubiera salido favorecido
con algún premio, de seguro que no sería mucho, porque uno pobre
compra poco, aunque de hecho que me habría ayudado mucho”, expresó
el señor Domingo.

Cascante Picado también vendió varios pedacitos del 78 con la
serie 419, el cual pagó ¢1 millón por fracción y se
alegra de ver que es plata que se quedó en el cantón.

Suerte en la Terminal

Al parecer este año la suerte estuvo en la Terminal de Buses del Mercado
Municipal, porque el vendedor de lotería Ángel Sánchez
Bejarano, también vendió cinco pedacitos del 23 con la serie 479,
el cual pagó ¢1 millón por fracción.

Hace unos dos meses, Sánchez Bejarano también vendió el
segundo premio en chances, cuyo número favorecido fue el 26 y de igual
manera que en la lotería navideña, no tiene ni idea a quien le
dio la suerte.

“Para la navideña jugué el 55, es decir, no pegué
ni siquiera terminación, pero así es la vida, hay que seguir luchando”,
dijo mientras indicaba que este año vendió doce enteros y medio
de la navideña.

Como Domingo, don Ángel si hubiera salido favorecido con la lotería
navideña, también habría invertido el dinero en un lote,
con el fin de tener una casa propia, ya que según reveló, alquila
una vivienda y su situación económica no es la mejor.

“No estudié y ahora sin preparación cuesta mucho encontrar
un buen trabajo; además, tengo problemas de salud, ya que en la pierna
izquierda tengo una úlcera y la derecha está amputada. A pesar
de que no tengo hijos, hace un año y once meses me casé y tengo
una responsabilidad”, añadió.

Otros favorecidos

De acuerdo a un sondeo realizado por PerezZeledon.net, los vendedores de lotería
coincidieron en que varias personas fueron favorecidas con premios de ¢400
mil y un millón de colones, lo cual según dijeron les alegra,
porque es dinero que se quedó en el cantón.

En el sorteo No. 3804 del domingo 19 de diciembre del 2004, el premio mayor
fue la serie 249 con el número 62, el cual pagó ¢350 millones;
el segundo premio le correspondió a la serie 468 con el número
84, cuyo premio fue de ¢25 millones; y el tercer premio fue la serie 399
con el 03 para un premio de ¢15 millones.

Algunas imágenes de don Domingo Cascante Picado tomadas en la terminal de buses del Mercado de Pérez Zeledón






21 Diciembre, 2004

Anúnciate Gratis