Pérez Zeledón promete restituir el monumento

Desolación, donde estuvo  el monumento a El Príncipe de la Paz.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

D
el estupor originado por la destrucción de la estatua del Príncipe de la Paz, causado ayer por una descarga eléctrica, ha surgido un clamor masivo de apoyo a la edificación de un nuevo monumento.

Pero antes de tomar acciones, para reincorporar a la imagen al panorama que durante décadas ha robustecido la identidad de los habitantes del Valle de El General, es preciso considerar que hay que comprar la propiedad donde se ubica la piedra que le servirá de base.

Los vecinos prometen que no van a claudicar.

Los vecinos prometen que no van a claudicar.

Marco William Granados, de la Asociación de Desarrollo de San Rafael Norte, acuerpado por representantes de las Asadas (Administradoras de Acueductos Rurales) de San Rafael y Calle Barrantes, fue enfático en afirmar –en la mañana de hoy, miércoles 3 de junio de 2015- en que “no vamos a claudicar”.

Hacía referencia a la labor de retomar el proyecto del Príncipe de la Paz, como imagen emblemática de los generaleños, pero también a la necesidad fundamental de proteger la enorme piedra donde estuvo asentada la imagen del Cristo, por dos razones principales: porque de ella nacen manantiales que abastecen de agua a los lugareños y porque, entre los materiales de los que está constituida, hay minerales altamente nocivos para el medio ambiente.

Ante nada, harán lo necesario para proteger las nacientes.

Ante nada, harán lo necesario para proteger las nacientes.

A lo largo de los años, la Piedra ha sido causa de reiteradas polémicas, porque –siendo de propiedad privada- se le ha querido demoler para utilizarla en la construcción de carreteras y edificios. La han defendido de la demolición, básicamente, los estudios que demuestran la existencia de nacientes y el respeto a la imagen del Cristo, con el intrínseco valor religioso que le da la comunidad católica. Hasta ayer.

La imagen,  inaugurada en noviembre de 1980, fue alcanzada por un rayo que desató un incendio en la fibra óptica de que estaba construida y virtualmente la volatilizó; no quedó más que un puñado de ceniza, junto a los hierros retorcidos de la estructura y la base de cemento.

A tempranas horas de hoy, dos investigadores del Cuerpo de Bomberos estuvieron inspeccionando los restos del monumento, pero no encontraron evidencia acerca de los orígenes del fuego. Queda solamente el testimonio de algunos vecinos de La Piedra, que escucharon la poderosa salva del fogonazo.

Un recuerdo imperecedero de un monumento amado por las mayorías.

Un recuerdo imperecedero de un monumento amado por las mayorías.

Granados describe un momento de aterradora impotencia: un automovilista les avisó que estaba saliendo humo del monumento; alguien que corría calle arriba, avisando que la estatua estaba en llamas; un llamado a los bomberos, la escalada a zancadas los 400 metros que separan a la base del monumento con el portón de entrada, y la impotente lucha contra el fuego con bombas de espalda y paladas de tierra. En la lucha desigual, el fuego ganó la partida.

Era un símbolo amado por la mayoría de los generaleños, visible desde un amplio sector del Valle de El General, y admirado por todos los viajeros que pasaban por la carretera San Isidro/San José. Dos veces se le puso luz y dos veces se robaron los cables; y en el más reciente esfuerzo por acercarla a la comunidad, le habían construido un caminito, para facilitar el acceso hasta la base.

La noticia sobre su destrucción y las fotos sobre la devastación corrieron ayer, por las redes sociales y los medios informativos locales y nacionales, tan rápido como el eco del rayo; y a la ayuda ofrecida por cientos, se suma ya una iniciativa para la conformación de un comité para la restitución de “El Santo de La Piedra”, como muchos han preferido decirle, integrado, en principio, por personal de la Municipalidad de Pérez Zeledón, representantes de la Iglesia Católica, la asociación de Desarrollo de San Rafael y las asadas de San Rafael y Calle Barrantes.


3 junio, 2015

Anúnciate Gratis