Pérez Zeledón no quiere “descargas hidroeléctricas”

Ríos de Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Aunque con diferentes protagonistas, la Municipalidad de Pérez Zeledón volvió a  echar atrás un acuerdo con el que pretendía haber puesto candado al avance del desarrollo de proyectos privados de generación hidroeléctrica.

La decisión de levantar la moratoria a la instalación de plantas hidroeléctricas en el río San Rafael y la quebrada Mollejones, en el distrito San Pedro, fue adoptada anoche -14 de junio de 2016- por decisión de ocho de los nueve regidores que hacían quórum.

Las municipalidades no tienen potestadas para prohibir o autorizar el uso del agua.

Las municipalidades no tienen potestadas para prohibir o autorizar el uso del agua.

Se dispuso revocar y anular un acuerdo del Concejo anterior, adoptado en sesión ordinaria del  once de diciembre 2015, mediante una moción del alcalde Jeffry Montoya avalada por el regidor Hans Cruz, presidente municipal, por considerar que contravenía disposiciones de la Constitución Política ampliamente citados en la jurisprudencia.

La iniciativa de levantar la moratoria fue respaldada mediante un análisis de carácter estrictamente legal y si bien es cierto que fue respaldada por la mayoría de los regidores, algunos de ellos expresaron que lo hicieron para evitar las repercusiones que pueda tener en Pérez Zeledón y no porque estén de acuerdo con la instalación de las hidroeléctricas.

Los habitantes de San Pedro esperaban haber conseguido el respaldo de la Municipalidad (foto de Tony Méndez).

Los habitantes de San Pedro esperaban haber conseguido el respaldo de la Municipalidad (foto de Tony Méndez).

En el sentido inverso, los regidores de las fracciones minoritarias manifestaron su pleno apoyo a la protección de los ríos y prometieron acudir a defenderlos en las instancias adecuadas.

En Pérez Zeledón, así como en otros cantones del país, hay una fuerte oposición a la instalación de plantas hidroeléctricas privadas, pero la Sala Constitucional y el Tribunal de lo Contencioso Administrativo  sentencian que las municipalidades no tienen potestad para tomar decisiones sectoriales sobre bienes que son “propiedad de todos los costarricenses”. De hacerlo, también estarían contraviniendo otro principio constitucional: el del régimen de propiedad privada.

Aunque no es un tema popular, la generación eléctrica a cargo de empresas privadas ha generado pasiones, expresadas en reiteradas manifestaciones públicas, entre los grupos de costarricenses que defienden el agua de los ríos como un derecho natural de los pueblos y no de empresas privadas.

Esta controversia llevó al anterior Concejo a prohibir, autorizar y volver a prohibir la instalación de plantas privadas en Pérez Zeledón, en medio de la presión de grupos que acudieron a las sesiones municipales a solicitar el respaldo del Ayuntamiento y con base en argumentos nebulosos, que los condujeron a tomar una decisión –en diciembre del año pasado- de “poner candado al avance del desarrollo hidroeléctrico privado”.

Las iniciativas empresariales para utilizar el agua de los ríos han sido causa de múltiples manifestaciones.

Las iniciativas empresariales para utilizar el agua de los ríos han sido causa de múltiples manifestaciones.

En aquella ocasión, el Concejo había acordado “instruir a la Administración para que no conceda el otorgamiento de permisos autorización municipal y certificados de uso conforme en el deslizamiento de Zapotal, la Quebrada Mollejones y en toda la extensión del distrito San Rafael, del distrito San Pedro”.  Se argumentaba (entre otras razones) que una represa en una zona de deslizamiento, como la de Zapotal, podría ocasionar graves consecuencias, para los pueblos vecinos.

Pero la posibilidad legal de establecer la prohibición les pudo haber costado, a los regidores, una sentencia condenatoria de la Sala Constitucional y, a los contribuyentes, una condena por daños y perjuicios en un tribunal de lo Contencioso Administrativo.


15 junio, 2016

Anúnciate Gratis