Pérez Zeledón libre de zika… todavía

Dengue, Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Pérez Zeledón no aparece en la lista de cantones costarricenses que han registrado pacientes con sika –ni siquiera casos sospechosos- pero nadie aplauda todavía. Se colocó en primer lugar de casos de dengue, en las últimas tres semanas.

Durante las semanas 24, 25 y 26 del presente año, Pérez Zeledón alcanzó las cifras de 66, 86 y 90 casos reportados, de enfermedades transmitidas por vectores, en los 26 cantones con mayor actividad, según revela el Boletín Epidemiológico No 20 2016 Zika, Chikungunya y Dengue, del Ministerio de Salud.

Pérez Zeledón ocupa otro primer lugar, en el país: en enfermos de dengue.

Pérez Zeledón ocupa otro primer lugar, en el país: en enfermos de dengue.

¿Es posible que Pérez Zeledón sea un cantón tan sucio y descuidado, cuya población no pueda –de una vez por todas- deshacerse de los criaderos de zancudos? Por mucho que algún puritano proteste, esa, y no otra, es la explicación que se desprende de las estadísticas.

Los funcionarios del Ministerio de Salud y la Municipalidad, a las que se han sumado otras instituciones públicas, empresas como Florida Ice and Farm, la Universidad Internacional San Isidro Labrador y grupos como Hormiga, de la Universidad Nacional, han desarrollado innumerables labores de limpieza.

El Ministerio de Salud y la Municipalidad no cesan en su esfuerzo. Visitan casas, barren pueblos, destruyen criaderos, fumigan. Pero no se han ido los funcionarios, cuando vuelve el vecino y pone el tarro el agua del perrito, la muchacha llena el florero, el irresponsable deja a la intemperie las llantas de su vehículo en el patio trasero; alguno descuida las canoas taponadas por las hojas o la bola que tiraron los güilas.

Ya los zancudos no son como los de antes; ahora también se reproducen en aguas sucias.

Ya los zancudos no son como los de antes; ahora también se reproducen en aguas sucias.

“¿Y yo, por qué voy a juntarlas? Yo no tiré esos esos paqueticos”. El problema es que el zancudo; ningún zancudo, y el Aedes Aegypti tampoco, pregunta que quién tiró la bolsita; pica al que esté más cerca y lo manda a guardar cama, sin preferencias de edad, colores, género o condición social.

De acuerdo con informes de la Dirección Regional del Ministerio de Salud, Pérez Zeledón superó la cifra de 800 personas afectadas principalmente por dengue, durante los primeros seis meses del año. Y creciendo… 186 en las dos primeras semanas de julio.

Pérez Zeledón todavía no registra ningún caso de zika, pero está a un paso de que ocurra, si se parte de que esta enfermedad –con secuelas que pueden ser mucho más terribles que el dengue y el cichungunya, es transmitida por el mismo zancudo, que se reproduce de la misma manera en ambientes que le resultan cada vez más agradables.

El Aedes Aegypti de ahora no es como el de antes; ya no solo se reproduce en aguas limpias; también lo está haciendo en aguas sucias, y esto significa que también los caños y los tanques de aguas servidas le están sirviendo para la reproducción.

No han valido las cruzadas de limpieza y fumigación, ni las campañas de concientización. Pero los funcionarios siguen en la batalla.

No han valido las cruzadas de limpieza y fumigación, ni las campañas de concientización. Pero los funcionarios siguen en la batalla.

Y ya no es sólo dengue y dengue hemorrágico (fiebre alta repentina, dolor de cabeza y muscular, exantemas…) y  ya no solo chicungunya y chicungunya crónico (fiebre de hasta 40ºC, dolores articulares de pies, manos, rodillas, hombros y columna y dolores musculares y de la cabeza, náuseas y sensación de cansancio y erupción cutánea).

Ahora es zika (fiebre, sarpullido, conjuntivitis, dolores articulares y musculares, malestar y ¡microcefalia!) para la cual no hay medicamentos.


18 julio, 2016

Anúnciate Gratis