Pérez Zeledón honrará con esculturas a sus antepasados

Forjadores del Valle

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Alexander Skutch, científico de prestigio internacional.

Alexander Skutch, científico de prestigio internacional.

En Pérez Zeledón,  un cantón notablemente  escaso de monumentos, se está implementando un proyecto orientado a la elaboración de cuatro esculturas que sirvan como atractivo turístico y que, al mismo tiempo, se levanten como una forma de honrar a los antepasados.

La iniciativa –de la Cámara de Comercio, Industria, Turismo y Agricultura de la Zona Sur, acuerpada por la Asociación pro Reactivación de Pérez Zeledón- contempla erigir esculturas a cuatro de las más influyentes personalidades que han influido en la historia del Valle de El General:

  • Alexander Skutch, en la Ciencia: Un estadounidense doctorado en Botánica por la Universidad Johns Hopkins, que se estableció en Pérez Zeledón, en 1941. Escribió 40 libros y 200 artículos relacionados con investigaciones y comprobaciones ornitológicas, que lo convirtieron en una autoridad, en la materia, en todo el mundo. Falleció cuando le faltaban diez días para cumplir los 100 años.
  • Dorotea Mora, en las comunicaciones: Correo y transportista, cuando las vías de acceso a Pérez Zeledón eran solamente los trillos de Dominical (por el sur) y el Cerro de la Muerte (por el noroeste).  Fabricante de candelas de higuerilla y jabón de cebo; curandera empírica; custodia de prisioneros; cocinera en turnos, bodas y velorios; agricultora y hasta empleada doméstica, Dorotea es uno de los personajes generaleños más reconocidos de la historia.
  • Isaías Retana, en la Cultura: El Caballero de la Naturaleza, el amigo de los animales (los pajarillos llegaban a posarse en sus hombros y regazos); el defensor de los ríos y los árboles, cuando todavía nadie imaginaba una devastación por causa del calentamiento global; el cultivador de orquídeas  prestigioso en Europa; el hombre descalzo que se codeaba con los altos funcionarios de la diplomacia y la administración estadounidense.
  • Humberto Gamboa, en la Educación: El poeta; el inspirado maestro de escuela que legó a los generaleños una obra poética, una enseñanza, un himno y una biblioteca, por cuya obra lleva su nombre el Complejo Cultural de Pérez Zeledón.

El proyecto fue presentado durante un acto cultural que se realizó el viernes de la semana pasada -20 de octubre de 2015- en el parque de San Isidro de El General, por miembros de la Cámara, la Asociación pro Reactivación y otros integrantes del Comité que se encargará de llevar a la realidad el proyecto de culturas emblemáticas de Pérez Zeledón.

Humberto Gamboa: todo un legado en el campo de la Educación y la Cultura.

Humberto Gamboa: todo un legado en el campo de la Educación y la Cultura.

El avance del proyecto dependerá de la campaña de recolección de fondos que estará a cargo de un comité. Los monumentos serán esculpidos por el reconocido escultor, dibujante y pintor Gibrán Tabash  y el comité ya está funcionando bajo la coordinación de Rocío Calderón.

Tabash es el autor de “Los forjadores del Valle”, una de las dos esculturas que existen en Pérez Zeledón (una mujer, un hombre, una yunta de bueyes y un arado, ubicada en el parque de San Isidro), pero es mayormente conocido en el cantón de Garabito, cuya ciudad costera está adornada con esculturas de sorfistas y sirenas que atraen a turistas de todo el mundo que quieren documentar –en fotografías- su estadía en Costa Rica.

La otra escultura es la del Monumento a la Madre, un tesoro de la plástica costarricense, esculpida por el maestro Manuel Zeledón Rodríguez, en 1964, por iniciativa de la desaparecida Cámara Junior de Pérez Zeledón.

Nada más. Pérez Zeledón había perdido su escultura más visible y emblemática: El Príncipe de la Paz, alcanzada y convertida en ceniza por una descarga eléctrica.


6 noviembre, 2015

Anúnciate Gratis