Pérez Zeledón da largas al plan anti tramitología

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

Una próxima disposición de la Municipalidad, para digitalizar los permisos de construcción, vendrá a allanar el camino que, durante décadas, ha significado un calvario para los inversionistas que quieren apostarle a la economía generaleña.

Ya diversas municipalidades del país han adoptado las iniciativas gubernamentales (algo que no es de acatamiento obligatorio para el régimen municipal), como se da, por ejemplo, en Corredores y Curridabat, en ésta última con un éxito que sobrecoge al Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).

En Pérez Zeledón apenas se inició el análisis de una propuesta enviada por Juan Rafael Marín Quirós, ministro de Descentralización y Desarrollo Local y presidente ejecutivo del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal, pero el ingeniero Marcial Rivera, coordinador la Sede Regional Sur del CFIA, estima que los generaleños podrán acomodarse a las nuevas realidades con facilidad, porque cuenta con los equipos informáticos necesarios.

Quienes han construido una casa o edificio saben de la calamidad que significa andar con un rollo de planos debajo del brazo, de institución en institución, mendigando firmas para construir un edificio que, en lo que más interesa, significa inversión y creación de fuentes de empleo.

De la exasperante tramitología, que se prolongaba durante meses y en la que se podía encontrar cualquier cantidad de rechazos y tropiezos, se salta ahora a una plataforma tecnológica desarrollada por el Colegio de Ingenieros y Arquitectos que reduce los tiempos y evita hasta las ocurrencias con que algún funcionario podía salir.

Ahora ya no hay que ir al Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo, después al Ministerio de Salud, después a Acueductos y Alcantarillados y después al Cuerpo de Bomberos.  Ahora se presenta una sola vez y la tramitación va corriendo en términos previamente dispuestos de manera digital.  Si en una institución no pudieron aprobar el
plano, el trámite continúa en la siguiente, explica el ingeniero Rivera.

Por supuesto, la agilidad en la tramitación no significa que el silencio de una institución sea una autorización para incumplir los requisitos.  Si, durante la construcción del edificio, se observa que hay defectos que se deben corregir, los inspectores del CFIA podrán paralizar la obra o inclusive ordenar la demolición de lo que no se esté haciendo correctamente, agrega el profesional.

La plataforma digital denominada Administrador de Proyectos de Construcción del CFIA está respaldada por un decreto ejecutivo que involucra a los ministerios de Planificación Nacional, de Vivienda y Asentamientos Humanos y de Economía, Industria y Comercio, publicado el 17 de junio del año 2011. Es una de las salidas gubernamentales a una crisis de la tramitología y la ingobernabilidad que bloquea el desarrollo.

Costa Rica se convirtió en uno de los países menos atractivos del mundo para invertir y si bien ha repuntado del puesto número 130 hasta convertirse en el 110, entre 183 países, todavía está muy lejos de lo que un inversionista quisiera encontrar.

Parte de ese retraso tiene que ver con que la inmensa mayoría de las municipalidades –que son, a fin de cuentas, las que autorizan el ejecútese a un proyecto de construcción- no se ha integrado al gobierno digital. Otros aspectos a considerar, a manera de ejemplo, podrían ser la infraestructura, los incentivos y la seguridad jurídica y física.

Pero, Pérez Zeledón, en específico, también está contribuyendo a ahuyentar a los inversionistas, porque no les puede proporcionar agua para actividades comerciales, industriales y residenciales.

Foto superior: Ingeniero Marcial Rivera, coordinador de la sede regional sur del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de Costa Rica.


30 octubre, 2012

Anúnciate Gratis