Parroquia de San Isidro con el santo a su favor

Una fila interminable de yuntas de bueyes

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
os sacerdotes de Pérez Zeledón pueden sentirse más que satisfechos con las celebraciones de ayer y hoy, en beneficio de la parroquia de San Isidro Labrador, no solo porque lograron revertir un marcador apocalíptico de 4-0, sino porque el tiempo se prestó para que el desfile del mediodía resultara exitoso.

Más de 70 yuntas de bueyes fueron incorporadas al desfile, hoy 15 de mayo de 2013, lejos de un récord de 80 o más, pero una cantidad impresionante si se toma en cuenta que en los campos generaleños la Verónica no está para tafetanes y que los agricultores –aún con el doblete de los malos precios y la roya del cafeto- todavía pudieron hacer el esfuerzo de bajar a San Isidro. La bendición, cuando se tiene fe, es reconfortante para el cuerpo y para el alma.

Cabritos incorporados al desfile del 15 de mayo.

Cabritos incorporados al desfile del 15 de mayo.

Y un público –no mucho- extendido por las aceras, a lo largo de un kilómetro que hay entre el Polideportivo, punto de partida del desfile, y la catedral, donde los esperaba el obispo Guillermo Loría.  Gente de todos los tamaños, dispuesta a disfrutar de un desfile que no solo incluye bueyes y carretas y boyeros y familias.

El desfile del 15 de mayo es también para volver a tocar al búfalo, ese enorme animal re-manso a cuyo lomo le trepan los chiquitos pequeñitos; y las yuntas de cabritos; y los bueyes que desfilan solos cuando su dueño se entretiene conversando con boyero viejo amigo; y los mantudos; y la volanta de Mario Navarro y una mula que estuvo bien portada…

Los tiempos cambian; ya no hay bailongos como los de antes, pero tampoco hay bochinches ni malos ejemplos, ni esposas dolidas ni niños llorando; y con pocos ganaderos con solvencia para donar un torete a la parroquia, ya no hay encierro para ganado. En el mejor de los casos, la res pasa directo a la subasta porque, en el fondo, lo que se necesita es el dinero para sostener la Iglesia.

Las celebraciones por el santo patrono siguen siendo, sin embargo, uno de los grandes acontecimientos festivos que se celebran en San Isidro de El General. Eso sí, sin cimarrona ni bandas estudiantiles, porque hay animales que se asustan hasta cuando les van a echar agua bendita.

¡Esos bueyes, tan parecidos, y con esos cachos…! Un tesoro.

¡Esos bueyes, tan parecidos, y con esos cachos…! Un tesoro.

A lo largo de la semana ha habido diversos eventos, como el encuentro de los santos patronos de los barrios del distrito con San Isidro Labrador y el desfile de caballistas, el domingo, y como el partido de futbol –una tradición generaleña- entre un equipo formado por sacerdotes y algún equipo local de entre los tantos de buena voluntad que se ofrecen a colaborar.

¿Y el partido? Como se esperaba: a vencer o morir en la cancha. No de otra manera se puede explicar cómo los sacerdotes revirtieron un marcador de 4-0 y ya iban ganando 7-6 cuando el árbitro los sorprendió con el pitazo final del partido, en su versión veinte trece. Al estadio llegaron a ver el partido, entretenerse, solidarizarse y colaborar, unas 700 personas.

Pero esto no ha terminado. Todavía quedan el concierto del viernes a las siete, con el Grupo Carad; la cabalgata infantil y la bendición de mascotas para el sábado a las diez de la mañana; y el desfile de maquinaria agrícola y bendición de semillas el domingo a las diez de la mañana.

 

Vea en esta misma sección de pérezzeledón.net o en la página en Facebook, una galería completa del desfile del 15 de mayo de 2013.


15 mayo, 2013

Anúnciate Gratis