Para lo que se quiere, la pista del aeropuerto está más que buena

Aeropuerto de San Isidro de El General.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Con 900 metros de longitud  y una pista de aterrizaje en buenas condiciones, el aeropuerto de San Isidro de El General es mejor que muchos aeródromos existentes en Costa Rica y, para lo que se quiere (el aterrizaje de pequeños aviones de mediana envergadura) cumple con las expectativas, estima el director general de Aviación Civil, Enio Cubillo.

La posibilidad de que el campo de aterrizaje se convierta en un aeropuerto regional está abierta, y ahora parece acercarse el período de formalismos previos a los trabajos de ampliación y acondicionamiento que permitan a las aerolíneas ofrecer sus servicios a los viajeros que tengan en a Pérez Zeledón en su itinerario.

Altos funcionarios de la Dirección Nacional de Aviación Civil estuvieron de visita hoy, en Pérez Zeledón.

Altos funcionarios de la Dirección Nacional de Aviación Civil estuvieron de visita hoy, en Pérez Zeledón.

El optimismo que se aprecia entre los sectores político y empresarial, desde inicios de la presente semana, ante la posibilidad de que el aeropuerto de San Isidro sea abierto al servicio de transporte regular de pasajeros, se corroboró hoy –viernes 28 de agosto de 2015- durante una visita que realizaron altos funcionarios de Aviación Civil.

Vinieron Cubillo, Roy Ortiz (coordinador de Aeropuertos) y Jorge Parra (del área de Certificación de Aeropuertos) y de inmediato se dedicaron a tomar medidas y hacer cálculos, para rendir un informe preliminar sobre la capacidad, la ubicación de la pista, los ángulos para las aproximaciones y demás detalles que ellos entienden.

La pista del aeropuerto de San Isidro es mejor que la de muchos aeródromos que están en funcionamiento.

La pista del aeropuerto de San Isidro es mejor que la de muchos aeródromos que están en funcionamiento.

No hay datos “oficiales”; no hay fechas. Pero los líderes políticos y empresariales generaleños abordan el tema como una necesidad impostergable, para las alternativas de reactivación económica y social de Pérez Zeledón. Cubillo está consciente de ello, y ve el aeropuerto insertado dentro del amplio concepto de “proyecto país”.

La diminuta avioneta en que viajaron los funcionarios se puso del Aeropuerto Tobías Bolaños a San Isidro en media hora; una hora de ida y vuelta, en contraste con seis horas en automóvil, si no hay hundimientos en el Empalme ni presas en el Zapote.

Esta diferencia deja entrever una dinámica de vértigo, para los funcionarios públicos y los ejecutivos que suelen estarle ganado tiempo al tiempo. Y permitiría, en mejores condiciones que las actuales, afrontar situaciones de emergencia, como suelen ocurrir cuando se bloquean las carreteras.

La barrera de la Fila Costeña obstáculizaría el aterrizaje de aviones grandes.

La barrera de la Fila Costeña obstáculizaría el aterrizaje de aviones grandes.

La propuesta de mejoramiento del aeropuerto de San Isidro es, básicamente, para la atención de los viajeros: oficinas para las aerolíneas, una soda, un orinal, una sala de abordaje mientras llegan el vuelo –para viajar a San José o la zona sur- o el automóvil para el desplazamiento al lugar de trabajo o de reunión.

Con el aeropuerto acondicionado se estaría abriendo la posibilidad al arribo de pequeños aviones de pasajeros; grandes no, porque las inversiones en la pista de aterrizaje serían muy altas y porque la Fila Costeña es un obstáculo natural.

La apertura de un aeropuerto, con capacidad de aviones de cuerpo medio, sería, además, el primer paso hacia la construcción un polo de desarrollo empresarial que generaría los cientos de puestos de trabajo y una revitalización económica que Pérez Zeledón está necesitando.


28 Agosto, 2015

Anúnciate Gratis