Para el bachillerato no hay límite de edad, en la Casa de la Juventud

Casa de la Juventud, Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Aunque el objetivo primordial de la Casa de la Juventud está orientado a brindar apoyo a los sectores juveniles de Pérez Zeledón, sus puertas están abiertas a los generaleños de todas las edades.

Ese principio se cumple, fundamentalmente, con el programa de Bachillerato por Madurez,  al que pueden recurrir jóvenes con una edad mínima de catorce años, pero que no contempla límites hacia arriba.

Judá Bonilla y Jonathan Zúñiga invitan a jóvenes y adultos a sacar el bachillerato.

Judá Bonilla y Jonathan Zúñiga invitan a jóvenes y adultos a sacar el bachillerato.

El programa está diseñado para complementar los estudios de enseñanza media en el tercer ciclo, es decir, del sétimo hasta el noveno año, de quienes no han podido terminar el colegio por las causas que sean, así se trate de limitaciones económicas o el abandono de las aulas por ausentismo o causas de conducta.

Cientos y cientos de jóvenes, y también adultos, han logrado obtener sus títulos de bachiller de enseñanza media y entre ellos, el ejemplarizante caso de una persona que logró su sueño a los sesenta y cinco años de edad, destacan Judá Bonilla, coordinador de Programas Juveniles, y Jonathan Zúñiga, secretario de la Junta Directiva.

Las clases comenzarán el próximo dos de noviembre.

Las clases comenzarán el próximo dos de noviembre.

La Casa de la Juventud, con sede en San Isidro de El General, ha venido contribuyendo en la formación de jóvenes desde hace 23 años y, en día como hoy, de octubre de 2015, son más de sesenta los grupos juveniles que están funcionando a lo ancho y largo de Pérez Zeledón.

A los jóvenes se les va formando para que asuman un liderazgo en sus comunidades, de manera que puedan proponer, impulsar o apoyar los proyectos que estén desarrollando las organizaciones locales, como las asociaciones de desarrollo y las juntas de educación, explican Zúñiga y Bonilla.

En el proceso de formación se concibe el traslado de los jóvenes desde lugares alejados hasta la sede de la Casa de la Juventud, donde pueden dormir y alimentarse, durante los períodos en que participan en alguno de los diversos programas.

Además de preparación en áreas específicas como inglés o computación, es posible que también reciban otros cursos, con la ayuda del Instituto Nacional de Aprendizaje. Todo está en la iniciativa de los líderes y se puedan integrar los grupos, para darle forma a la demanda de los muchachos.

Bonilla y Zúñiga coinciden en la importancia de que los jóvenes tomen iniciativas, para ir integrando grupos. La Casa de la Juventud influye actualmente en unos cinco mil jóvenes, pero falta mucho camino por recorrer, si se parte de que en Pérez Zeledón hay 45 mil personas jóvenes, detallan.

Los jóvenes pueden proponer temas de estudio y recibir el apoyo de la Casa de la Juventud.

Los jóvenes pueden proponer temas de estudio y recibir el apoyo de la Casa de la Juventud.

La preparación no tiene que ser específicamente en los campos del bachillerato por madurez, los campamentos juveniles o el aprendizaje del inglés y la computación. La Casa de la Juventud entiende que nunca antes, los jóvenes han recibido tanta información, han tenido tanto criterio propio y han logrado identificar sus necesidades. En consecuencia, la Casa evoluciona y se actualiza constantemente.

Los interesados en cualquier aspecto relacionado con la formación juvenil pueden acudir a la Casa de la Juventud en cualquier momento, o tener un acercamiento personalmente, por Facebook, por correo o por teléfono y recordar que por estos días de finales de octubre, están matriculando para el programa de Bachillerato por Madurez.


26 octubre, 2015

Anúnciate Gratis