Otto podría reivindicar a los cafetaleros

Cafetaleros, Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

El huracán Otto, que tanta devastación y dolor causó en amplios sectores del territorio nacional, podría también convertirse en el agente de la solución milagrosa que están esperando los cafetaleros de Coto Brus, Pérez Zeledón y Buenos Aires.

La solución que han estado buscando podría plegarse al Plan General de Emergencia Nacional.

La solución que han estado buscando podría plegarse al Plan General de Emergencia Nacional.

Tras las primeras acciones nacionales de respuesta a la emergencia causada por el huracán, el alcalde Jeffry Montoya, había enviado una carta al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, para que incluyera a Pérez Zeledón entre los cantones a considerar en el Plan General de Emergencia Nacional.

Con la respuesta favorable, los  representantes de las instituciones y las organizaciones relacionadas con el sector agrícola y, más específicamente, con el rubro cafetalero, se reunieron en San Isidro de El General, para enmarcar la ayuda que esperan recibir del Estado.

Dentro del plan de reconstrucción se había considerado al cantón de Coto Brus; pero ahora también se está incluyendo a los cantones de Pérez Zeledón y Buenos Aires. La solución sería para los tres cantones cafetaleros del sureste de Costa Rica.

Los cafetaleros han sufrido toda suerte de males: precios, roya, sequía y temporal.

Los cafetaleros han sufrido toda suerte de males: precios, roya, sequía y temporal.

En Buenos Aires y Pérez Zeledón, el huracán Otto prácticamente no causó daños a la infraestructura, pero cientos –acaso miles- de cafetaleros, han sufrido el embate de los trastornos climatológicos. Al inicio de año, una sequía que impidió que los cafetales cuajaran el grano; al final de año, un temporal que ha causado la caída de café, en sectores que no habían sido afectados por la sequía.

La Comisión Nacional de Emergencia ve a estos cantones con ojos piadosos, y la coyuntura permitiría a los cafetaleros plegarse al Plan General de Emergencia en condiciones justificables. Viven una situación de extremo crítica, en que la producción generaleña de café ha caído, de 500 mil fanegas a sólo 200 mil fanegas, en las cosechas recientes. Ésta –la actual- es una de las peores que se recuerdan.

Antes de la presente crisis, que tiene al borde de la desesperación inclusive a productores medianos y grandes, los caficultores se habían endeudado para revitalizar o replantar los cafetales arrasados por la roya del cafeto.

La sequía no dejó que los frutos cuajaran; el temporal botó una parte del que había pegado.

La sequía no dejó que los frutos cuajaran; el temporal botó una parte del que había pegado.

El trastorno alcanza dimensiones críticas y enormes, porque sólo en Pérez Zeledón hay 5.500 productores, la mayoría (micro y pequeños productores)  que dependen exclusivamente del café. Por extensión, una crisis cafetalera afecta también a los recolectores, a los comerciantes y a los más diversos sectores de la sociedad.

El café es uno de los renglones más importantes de la economía de toda la Región Brunca, primordialmente agrícola e incipientemente turística. Y todos estos sectores están necesitando ayuda, debido a que la zona sur –la más pobre del país- estuvo relegada en los planes de los gobiernos de las últimas décadas.

Hoy se está tratando de animar la economía sureña, y el Gobierno está destinando 63 mil millones de colones, para el desarrollo de 43 proyectos orientados al mejoramiento de las condiciones de la visitación turística, el empleo y la conservación en las áreas silvestres protegidas, la habilitación de plantaciones y el incremento de la producción de palma aceitera (afectada por la flecha roja) y la ejecución de una Germinadora de Empresas, Empleos y Proyectos.

En este contexto, los productores de café apelan a la condonación de al menos una parte de la deuda y la reestructuración del restante.


13 diciembre, 2016

Anúnciate Gratis