Otra vez, los frijoles de Pérez Zeledón empantanados

Escogiendo frijoles, en Pejibaye.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

En el sentido inverso de naciones como la alemana o la mexicana –que se enorgullecen de  producir y consumir lo propio, por ser mejor- en Costa Rica parece practicarse un culto a lo extranjero, al punto de que en cada cosecha, los agricultores se encuentran con sus productos empantanados.

Una nueva reunión en busca de una nueva solución. No aparecen las soluciones sostenibles.

Una nueva reunión en busca de una nueva solución. No aparecen las soluciones sostenibles.

El desinterés por los productos nacionales se pone en evidencia muy particularmente con ciertos productos agrícolas arrancados con mil y una dificultades a las tierras de Pérez Zeledón, cada vez que llega la cosecha de granos básicos, como frijoles y maíz.

Los productores de frijoles de Pérez Zeledón y sectores de Buenos Aires se encuentran, una vez más, con las bodegas abarrotadas, debido a las dificultades de comercialización. De vender su producto al precio que les pagan los comercializadores no estarían recuperando, siquiera, los costos de producción.

Los productores de frijoles de fueron visitados el sábado de la semana pasada -30 de enero de 2016- por el ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Felipe Arauz, el  presidente del Consejo Nacional de Producción, Carlos Monge, y altos funcionarios de ambas instituciones públicas, para conocer en el terreno la situación en que se encuentran.

Bodega de los productores de Veracruz, abarrotada de frijoles. Es una constante, a pesar de que la producción nacional es mínima en relación con los productos importados.

Bodega de los productores de Veracruz, abarrotada de frijoles. Es una constante, a pesar de que la producción nacional es mínima en relación con los productos importados.

En los años más recientes, los frijoleros han recibido la visita de altos funcionarios gubernamentales y han logrado que, con su mediación, la cosecha sea colocada en cadenas de supermercados a precios al menos aceptables. Pero no han encontrado una solución sostenible en el tiempo.

“Es muy duro, cuando a la hora de la cosecha se va a comercializar y no recibimos al menos un pago de acuerdo con el costo de producción. Es todo el sector agropecuario el que adolece la voraz economía neoliberal que nos ha vendido al mundo, dejándonos desprotegidos…”, expresó Luis Román Chacón, secretario general de la Unión de Productores Independientes y Actividades Varias (Upiav), en su muro de Facebook,  a propósito de esta nueva encrucijada.

La solicitud de los productores de granos básicos es para que el Gobierno intermedie en la comercialización. Algunas instituciones públicas (el Instituto Costarricense de Electricidad, el Ministerio de Justicia y parcialmente el Ministerio de Educación Pública) les compran parte de la cosecha, por medio del programa de Programa de Abastecimiento Institucional (PAI); pero siempre queda un remanente que debe ser colocado en el sector comercial.

Los productores de frijoles hablan a los altos funcionarios sobre las difíciles adversas de comercialización.

Los productores de frijoles hablan a los altos funcionarios sobre las difíciles adversas de comercialización.

Esta vez, los productores insistieron en la necesidad de que el Gobierno, a través del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, desarrolle una campaña publicitaria invitando a los costarricenses a comprar los productos locales. La producción de granos básicos costarricense es ínfima en relación con la demanda, que se abastece con productos importados.

Esta sería una fórmula “vía decreto”, para crear conciencia en los costarricenses, sobre la necesidad de comprar los productos locales, para apoyar a los productores nacionales. “Vía decreto”, porque entre los costarricenses no parece existir el orgullo por lo propio que sí existe en otros países.

Los agricultores piden una campaña de apoyo al consumo de productos nacionales.

Los agricultores piden una campaña de apoyo al consumo de productos nacionales.

No existe, para un mexicano, comida mejor que la mexicana. Y no hay nada de mejor calidad que lo que produce Alemania; menos para los alemanes.  Es fama que los alemanes prohibieron el ingreso, de una cadena de supermercados extendida por todo el mundo, porque llegaría a hacerles competencia a los productores nacionales y porque ellos, los alemanes, desconfían de lo que les  llega de fuera. Esta actitud se atribuye a causas de orgullo y patriotismo.

En Pérez Zeledón, los productores de granos básicos, azotados por la importación masiva de productos alimentarios avalado por los tratados de libre comercio,  conminan al Gobierno a que desarrolle una campaña haciendo un llamado a consumir lo propio, de la manera en que, en alguna ocasión, se realizó un proyecto publicitario que decía: “Compre y use lo que Costa Rica produce”.

 

Créditos: Imágenes por cortesía de Luis Román Chacón y de Esteban Valverde (a través del muro de Chacón).


1 Febrero, 2016

Anúnciate Gratis