Ojo con las patentes: la policía le cae sin previo aviso

Fuerza Públca. Operativos conjuntos.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

En Pérez Zeledón se ha vuelto una experiencia cotidiana que, un día cualquiera, un local comercial amanezca clausurado, con la típica cinta amarilla, porque el propietario o representante incumplió alguna de las diversas normas que regulan el funcionamiento de los establecimientos comerciales.

Los cierres de negocios son más bien frecuentes y ocurren tanto en la ciudad de San Isidro como en cualquier lugar de los once distritos que conforman el territorio de Pérez Zeledón, como resultado de los operativos integrales que vienen realizando funcionarios de diversas instituciones públicas, revela Keilor Chacón Rodríguez, jefe de la Fuerza Pública del distrito San Isidro.

Realizan un promedio de dos operativos mensuales, en cualquier parte de Pérez Zeledón.

Realizan un promedio de dos operativos mensuales, en cualquier parte de Pérez Zeledón.

De manera que, un día cualquiera, algunos negocios de Pejibaye, Páramo o General Viejo o cualquier otro distrito, reciban, sin previo aviso, la visita de la Fuerza Pública, la Municipalidad, el Ministerio de Salud y hasta el Organismo de Investigación Judicial, la Policía de Tránsito y la Dirección General de la Tributación Directa.

Llegan para corroborar el adecuado funcionamiento de cada empresa, con autoridades autorizadas para clausurar un negocio que no cuenta con patente, incumple disposiciones de la Ley General de Salud, los mandatos de la Ley sobre la Igualdad Real (Ley 7600) o su propietario ha olvidado rendir cuentas al Ministerio de Hacienda, amplía Chacón.

Y, mientras esto ocurre en una cantina, una pulpería, un bazar, una tienda o una industria –por ejemplo- oficiales de la Policía de Tránsito respaldan el operativo deteniendo a los motociclistas que viajan sin casco y solicitando a los automovilistas, en general, los papeles del vehículo y las licencias de conducir.

Algunos bares céntricos de San Isidro han sido cerrados, todos ellos temporalmente.

Algunos bares céntricos de San Isidro han sido cerrados, todos ellos temporalmente.

Estos son operativos que se realizan dos veces al mes, como promedio (de común acuerdo entre los representantes de las diferentes instituciones)  y así como es posible que un negocio sea cerrado porque no están a la vista los rótulos relacionados con la Ley del Fumado, también lo es porque está incurriendo irregularidades más bien dolosas, como la venta de gasolina o de licor.

Que haya alguien que le venda una botella de gasolina a un motociclista que se quedó varado en una comunidad alejada, por falta de combustible (así le sobrecarguen el costo de oportunidad) puede verse como una bendición. Pero tener gasolina para la venta sin contar con las necesarias medidas de seguridad (y sin permisos, en consecuencia) es un desafío a la integridad de las personas, por el alto peligro que conlleva el almacenamiento y manejo descuidado de los combustibles.

De acuerdo con lo expuesto por el inspector Chacón, a título general, los negocios son cerrados de manera temporal, porque las leyes permiten a los patentados ponerse al día en los aspectos que estén incumpliendo, inclusive en bares que mucha gente quisiera ver cerrados permanentemente.

Pero la posibilidad de cerrarlos de una manera permanente es algo más que difícil, si el propietario está cumpliendo, o cumple en tiempo, con las diversas leyes relacionadas con los establecimientos comerciales.


13 Julio, 2015

Anúnciate Gratis