Obligados a borrar el estigma y vencer la marginación

Semana del Privado de Libertad.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Aunque existen iniciativas para descongestionar las saturadas cárceles que solo están en el papel, ya ha trascendido en noticias que las personas  supuestamente liberadas son las responsables de un aumento en la incidencia delictiva.

Es un estigma al que deberán sobreponerse los privados de libertad que vayan regresando a una sociedad que, además, les va a presentar una dificultad común a decenas de miles de costarricenses: una crisis económica que lleva implícito el flagelo del desempleo.

Hoy fue la inauguración de la XIV Semana del Privado de Libertad, en Pérez Zeledón.

Hoy fue la inauguración de la XIV Semana del Privado de Libertad, en Pérez Zeledón.

Greivin Ruiz, director del Centro de Atención Institucional (CAI) de Pérez Zeledón,  habló en la tarde de hoy, lunes 21 de setiembre de 2015, a los privados de libertad, sobre la necesidad que tienen de prepararse para regresar a la sociedad y convencerla de que tienen cualidades y virtudes para hacerlo. Les dijo que deben prepararse para salir a pedir las oportunidades, a las que tendrán derecho en iguales condiciones que los demás ciudadanos.

También habló sobre la necesidad de que la sociedad –las empresas generaleñas- no los estigmaticen; comentó que todos en la sociedad hemos cometido alguna contravención (como pasar un semáforo en rojo) y que todas las personas están, de alguna manera, expuestas a situaciones por las que pueden verse en algún momento privadas de libertad. Y manifestó que es preciso que los observen como mano de obra beneficiosa; de ninguna manera como marginados.

Al salir de La Reforma, tendrán que enfrentarse a dos crisis: la escasez de trabajo y la marginación.

Al salir de La Reforma, tendrán que enfrentarse a dos crisis: la escasez de trabajo y la marginación.

Ruiz inauguró, de esta manera, la XIV Semana del Privado de Libertad, que se celebra en Pérez Zeledón, una iniciativa de la Pastoral Carcelaria que hoy es todo un acontecimiento. En el CAI se ha venido desarrollando toda una serie de programas de apoyo a la comunidad penitenciaria, en que participan diversas iglesias, instituciones como el Ministerio de Educación Pública, el Instituto Nacional de Aprendizaje y la Defensoría de los Habitantes, además de organizaciones de la sociedad civil.

Dentro de los muros, los privados de libertad van logrando oportunidades para estudiar y trabajar en la finca, en artesanías… obras artesanales que les permiten ganar algún dinero para ayudar a sus familias. A fin de cuentas, son padres, hijos, hermanos…

Y los sistemas de justicia y penitenciario costarricense, también están procurando evitar que las cárceles sigan siendo escuelas del crimen, y tratando de llevar ayuda a los familiares de las personas privadas de libertad.

La Semana del Privado de Libertad, que en Pérez Zeledón se inició en los últimos años del siglo pasado con una eucaristía, se ha ido convirtiendo en todo un evento en que se celebran actividades de entretenimiento y deportivas –además de las espirituales- con el fin de que los detenidos se sientan personas humanas y sociales que tienen oportunidades de regresar a sus comunidades, a un reencuentro en libertad con sus familias.


21 septiembre, 2015

Anúnciate Gratis