No videntes quieren votar solos

invidente1

Un cambio en la forma de ejercer su derecho al voto es lo que demanda la Organización de Ciegos de Nicaragua Marisela Toledo a las autoridades del Consejo Supremo Electoral (CSE), afirmó su representante Mario José Jarquín.

Este grupo de votantes quiere tener la oportunidad de votar de manera independiente y secreta durante los procesos electorales, ya que a pesar de que muchos de ellos han ejercido su derecho al voto, siempre lo tienen que hacer acompañados de otra persona.

Jarquín explicó que el año pasado propusieron al magistrado electoral José Luis Villavicencio, impulsor del programa Promoción del Voto a Personas con Discapacidad, elaborar una boleta a la que se le anexa un recubrimiento especial de plástico con el sistema Braille, que es el conjunto de signos creados para la lectura y escritura de los no videntes.

Sin embargo, el representante de los no videntes manifestó que la respuesta del magistrado electoral fue negativa, por los costos de una boleta de esa naturaleza que se estima en 2.50 dólares.

“A pesar de la razón (de las autoridades electorales) en lo que respecta a la falta de recursos, hay voluntad política y conciencia. Se pueden hacer (las boletas) porque vemos que es algo sencillo, y además que la organización cuenta con elementos, tanto recursos humanos como equipos técnicos, podemos colaborar y así facilitar el proceso en la elaboración de esta plantilla”, expresó Jarquín.

La iniciativa para elaborar la boleta especial con el sistema Braille en Nicaragua se basa en una experiencia similar que pasó en Costa Rica durante las elecciones del 2006, recordó Alberto Cabezas, activista de Derechos Humanos en ese país.

Cabezas expresó que la propuesta fue presentada al presidente del Tribunal Supremo Electoral de Costa Rica tres días antes del proceso electoral, la que en un primer momento fue desestimada, y ante la negativa decidieron impulsarlo por cuenta de algunos activistas, hasta que 24 horas antes de las elecciones, las autoridades electorales lo aceptaron y desde entonces quedó institucionalizado, por lo que estima que se puede hacer lo mismo en Nicaragua.

Jarquín indicó que dentro del programa de promoción del voto a personas con discapacidad, se contempla facilitar la tramitación de cédulas de identidad a los mismos, pero a su juicio, “hay muchos problemas en el sentido que se mantiene la burocracia y lo otro es que en algunos casos las personas con discapacidad no aparecen registradas en las alcaldías municipales”.

Otra de las demandas es que se mejore la infraestructura en los lugares donde se habilitan las Juntas Receptoras de Votos, que en su mayoría son Centros Escolares.

El representante de la organización Marisela Toledo estima que en el país hay unas 20 mil personas no videntes, para un total de cerca de 55 mil ciudadanos con algún tipo de discapacidad visual.

En lo que respecta a personas con distintos tipos de discapacidad, se acercan al medio millón de ciudadanos. Información suministrada a PerezZeledon.net por Alberto Cabezas, activista de Derechos Humanos de Costa Rica.


7 Agosto, 2008

Anúnciate Gratis