Nazario Chávez, coleccionista de imágenes retro

Imagen: Nazario Chávez, coleccionista de imágenes retro

Este generaleño posee el único banco fotohistórico de Pérez Zeledón

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Don Nazario nació en Quizarrá de Pérez Zeledón y creció en Pueblo Nuevo de Rivas, está casado y tiene tres hijos

La afición por la fotografía se incrustó en él desde joven, pero no en el proceso de capturar imágenes, sino en el de almacenarlas. Lo cierto es que Nazario Chávez Granados, quien por 40 años fue propietario de la soda y zapatería El Mar en San Isidro, cuenta actualmente con el único banco fotohistórico del Valle de El General.

Don Nazario posee unas 6.500 fotografías en blanco y negro, y desde hace un mes comenzó la restauración digital de estas con el afán de comercializarlas y de que muchos generaleños se reencuentren con sus familiares y amigos de antaño. Este comerciante emprende la acuciosa faena en un pequeño local que alquila en la Feria del Productor Generaleño, donde lo abordamos para conversar del tema y muy complaciente nos narró cómo surgió su inclinación por coleccionar imágenes antiguas.

Luz del pasado. En su galería posan miles de rostros de otrora, muchos de ellos provistos de irradiante juventud y de la autenticidad de la época: caballeros, bellas mujeres, matrimonios y familias enteras, gente que posiblemente ya falleció o que goza de su longevidad.

“Hace poco tiempo le compré a la propietaria de la Foto Salazar, Dinia Sánchez, tres sacos llenos de negativos que datan de 1958 a 1960. Entonces comencé a darles un carácter alfabético pues venían con los apellidos de las personas que en esos años se habían tomado la foto. Vieras que durante el proceso me he encontrado con gente conocida de la comunidad, lo cual resulta muy emocionante”, aseveró el coleccionista de retratos en blanco y negro.

En su computadora lleva a cabo la restauración de 6.500 fotografías

Chávez reconoció que la misma propietaria de Foto Salazar –hace 17 años– le había delegado la difícil tarea que en estos momentos promueve con esmero. Sin embargo, confesó que antes era un hombre muy ocupado, contrario ahora que está más liberado del trabajo. “No he visto a nadie que haga esto, y menos con  imágenes de 50 años atrás. La ventaja es que conozco al 40 por ciento de la gente que aparece en las fotos”, dijo.

Quizá, el principal reto que enfrenta don Nazario es el poder adquirir los 40 sacos de negativos que posee la propietaria de Foto Salazar, los cuales rondan un precio oneroso, pero no imposible para este afanoso coleccionista, quien está gestionando la compra de más material; ya pagó ¢300.000 por cada saco, de los tres que ha conseguido.

“Mi finalidad es económica, pero también pretendo rescatar a muchas personas valiosas de nuestro pasado. Le pongo de ejemplo el caso de una señora que me visitó un día de estos, me dio el nombre de su mamá, la buscamos en la computadora y cuando la vio 50 años atrás lloró a mi lado. Como ella, he presenciado todo tipo de reacciones: llanto, dolor, emoción y para mí no hay respuesta más grande que este meritorio quehacer, cuyo valor es incalculable”, manifestó.

Para poner en marcha su negocio de restauración digital, impresión y enmarcado, don Nazario compró un scanner especial que trajo del extranjero. Una sobrina lo ayuda en esta diligente labor, y en tan poco tiempo, ya son muchas las personas que han encargado fotografías de sus seres queridos, esas imágenes sepia que resurgen del olvido.


5 Noviembre, 2009

Anúnciate Gratis