Municipalidad comprometida a conseguir lote para indigentes

Indigencia en Pérez Zeledón.

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

Un desesperado grito de auxilio de Ángela Vargas Picado, presidenta del denominado “Proyecto Carpa” conmovió hasta los cimientos del Ayuntamiento de Pérez Zeledón, al punto de que, sobre la marcha, alcaldesa y regidores dispusieron darle soluciones a su demanda.  Sucedió en la sesión del Concejo Municipal del pasado martes 2 de octubre.

Carpa es un proyecto que se viene ejecutando en San Isidro de El General desde hace seis años y lo que persigue es lograr un acercamiento con los indigentes afectados por la drogadicción y el alcoholismo, conocer sus problemas y tratar de reintegrarlos a la sociedad.

Pero las proyecciones están estancadas, porque la asociación que ejecuta el proyecto no ha podido hacerse de un edificio y no ha evolucionado desde que, en sus orígenes, la Municipalidad les prestó una carpa para que atrajeran a los menesterosos.

Durante los seis años que han transcurrido, el Proyecto se ha limitado a invitarlos a almorzar al mediodía de los martes, con alimentos donados por comerciantes locales, y departir con ellos para escuchar y registrar el origen de sus problemas.

“Apestan; le apestan a la sociedad.  Ahí están los miserables, porque los hijos de papá están en la clínica…  Muchos de ellos se han muerto; muchos de ellos están en la cárcel”, clamó la Presidenta del Proyecto durante la última sesión municipal, al asegurar que también algunos de ellos han regresado a sus hogares, han vuelto a trabajar y han vuelto a hacerse cargo de sus esposas e hijos.

El alcoholismo es un flagelo innato de la historia del Valle de El General, desde sus propios orígenes. Hay registros de personas que fallecieron por la enfermedad o por situaciones derivadas de ella desde antes de que a la cabecera de lo que hoy es Pérez Zeledón se le llamara San Isidro.

El alcoholismo fue el gran desafío con que se enfrentó monseñor Delfín Quesada Castro, cuando se le designó como obispo de la Diócesis de San Isidro de El General. Y, desde hace algunos años, al mal del alcoholismo se suma el de la drogadicción.

El problema que enfrenta la asociación que administra el Proyecto Carpa radica, básicamente, en que no tiene tierra dónde construir un edificio para instalarse con sicólogos y trabajadores sociales y darles un tratamiento a los que acepten recibir atención, mediante terapia y trabajo. Diversas personalidades de la política local han prometido conseguir un lote, pero nunca tomaron decisiones precisas.

El martes, durante la sesión municipal, la alcaldesa Vera Corrales y algunos regidores se comprometieron a buscar la solución adecuada. El presidente municipal, David Araya, envió el caso a conocimiento de la Comisión de Asuntos Jurídicos para que encuentre la vía legal que permita al Proyecto Carpa continuar la batalla.

La Municipalidad tiene lotes baldíos a lo largo y ancho de Pérez Zeledón que, en lugar de producir rentas, demandan gastos en vigilancia y mantenimiento. El problema a resolver es de índole legal: la Municipalidad sólo puede donar terrenos a asociaciones mediante una ley y si se sigue por esa ruta es probable que la solución deba esperar algunos o muchos años.

De otra manera, la Municipalidad le puede conceder a la asociación un lote para que construya en precario (mediante un convenio por 25 años), pero el IMAS no puede ceder dineros para que se construya en lo ajeno.

Ahora hay una voluntad manifiesta en el Ayuntamiento; la disposición de la Alcaldía y el Concejo de buscar una solución, expresada de manera pública durante la sesión municipal del primer martes de octubre.


8 octubre, 2012

Anúnciate Gratis