‘Moncho’ Arce, el peluquero de Palmares

Imagen: ‘Moncho’ Arce, el peluquero de Palmares

Además, uno de los pioneros de esa comunidad generaleña

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Ramón Arce Herrera, conocido en Palmares como ‘Moncho’ Arce.

Ramón Arce Herrera, conocido como ‘Moncho’ Arce, fue el primer peluquero que tuvo Palmares desde que arribó a esa comunidad en 1946 procedente de Naranjo de Alajuela, donde aprendió el oficio a los 14 años.

Don ‘Moncho’ cuenta que peluqueaba a 20 personas por semana, principalmente varones,  a quienes les hacía diversos cortes, entre los cuales destacó el disminuido y el cuadrado.Él tenía su pequeño local en el centro de Palmares, comunidad que en aquellos años era puros charrales, pastos abandonados y palma.

“Me gustaba mucho ese trabajo porque conocí mucha gente, ya que mientras peluqueaba me empapaba de todo lo que sucedía en el pueblo. Rara vez me llegó una dama, pero cuando me tocó cortarles el cabello lo hacía con delicadeza”, acotó este peluquero.

No obstante, don ‘Moncho’ se caracterizó por atender diversos quehaceres, y la agricultura fue uno de ellos. Precisamente el principal objetivo de la familia cuando arribó al Valle de El General.

Fue así que se establecieron en Palmares, debido a que en ese lugar las tierras eran planas y propicias para la siembra.

Este pionero relató que su familia le compró una finca de 12 manzanas a Jaime Aguilar, quien en aquel entonces era el gamonal del pueblo y en cuyos terrenos comenzaron a cultivar maíz, frijoles, arroz y yuca.

“Palmares era carreta y bestias, nosotros íbamos a trabajar a Repunta y teníamos que agarrarnos de los alambres por el barro”, aseveró.

Cuando contrajo nupcias con Alba Montero se fue a vivir al centro de Palmares, y producto de esa unión, tuvieron nueve hijos.

Don ‘Moncho’ Arce tiene 86 años de edad.

“Aquí había una pequeña iglesia de madera, y el actual parque era un naranjal seco que apeamos para hacer la plaza de fútbol, pues nos gustaba mejenguear ”, contó don ‘Moncho’.

Comentó que en Palmares estuvieron cerca de 20 años sin agua y luz, hasta que un vecino trajo una planta que abastecía por lapsos de fluido eléctrico a la comunidad. Agregó que luego se colocó la cañería.

A don ‘Moncho’ le sorprende el crecimiento vertiginoso que ha tenido Palmares y recuerda con nostalgia que, de los pioneros, él es de los pocos que queda con vida.

“La mayoría de pioneros éramos de Palmares, San Ramón y Naranjo de Alajuela. He visto cómo se construyó el templo católico, después los dos parques. Cuando llegamos aquí había solo siete casas del cementerio a Repunta”, narró.

De las primeras familias que llegaron a Palmares destacó a los Fonseca, Rojas y García. Dijo también que Arturo Rodríguez fue el primer pulpero.

Don ‘Moncho’ Arce ocupó cargos importantes en la comunidad, pues fue miembro de la Asociación de Desarrollo Integral y panteonero por diez años del cementerio local, trabajo difícil, pero como dice él: “alguien tenía que hacerlo”.

“Sacar los cadáveres de las tumbas no es nada bonito. En una bolsa los echábamos para pasarlos a otra  bóveda.  Yo saqué gente con dientes, cuerpos carcomidos. Trabajaba solo y nada más de día”, indicó.

A sus 86 años, don ‘Moncho’ vive tranquilo con su esposa. Atribuye su larga vida a su juventud mejenguera y a que no tuvo vicios.

Concluyó que hace más 22 años que dejó de cortar pelo por la edad, pero que es uno de los mejores oficios que existen.


20 julio, 2011

Anúnciate Gratis