Mi hija murió porque abortaba

Las fuentes de esta noticia son protegidas con anónimos por respeto a la privacidad de quienes se atreven a contarnos sus historias. Comparta con nosotros la suya.

Conozca la historia de “Ana”, una madre que no lloró la
muerte de su hija

Xinia Zúñiga Jiménez
xinia@perezzeledon.net

¡Qué alegría es traer un hijo al mundo!, sólo las
mujeres que hemos experimentado este maravilloso don de Dios podemos saber lo
que significa. Entonces si es tan grande el amor que sentimos por un hijo,
¿por qué Ana no lloró cuando su hija falleció
en el parto de su tercera hija?. Entérese en esta entrevista de
esta escalofriante historia de la vida real.

Ana sólo tuvo dos hijos, es madre soltera y toda su vida ha trabajado
hasta en labores de rigor varonil, ya que tuvo que enfrentar los gastos del
hogar y la educación de sus hijos (un varón y una mujer), pero
lo que jamás imaginó fue lo que pasaría con “Mónica”,
quien se prostituyó desde muy joven y luego tendría varios abortos
que al final terminaron en un desenlace inesperado. Esta mujer, vecina
de San Vito de Coto Brus, después de cuatro años decidió
romper el silencio y cuenta por primera vez públicamente este caso, para
que los padres de familia tengan cuidado a la hora de educar a sus hijos y éstos
no se les revelen cuando crezcan.

A continuación la entrevista que muy gentilmente Ana concedió
a PerezZeledon.net, la cual tiene revelaciones
que ni siquiera su familia conoce, pues asegura que para ella ha sido muy difícil
aceptar que en parte tiene culpa de lo ocurrido a un hija.Para empezar, ¿cuéntenos como es eso que su hija falleció
porque tuvo muchos abortos?

Para mi es muy difícil hablar de esto, pero voy a tratar de ser fuerte
y contarle lo que pasó (guarda silencio un momento). Ella tenía
dos hijas de cuatro y tres años, pero volvió a quedar embarazada
y cuando parió su tercera niña le dio una hemorragia y murió.

¿La hemorragia fue causa de tanto aborto?

Eso fue lo que me dijo el doctor, porque según él, ella tenía
la matriz muy débil y no aguantó el tercer parto, por eso ocurrió
la hemorragia.

¿Sabe usted cuántos abortos tuvo su hija?

Al parecer fueron cinco. Es muy triste para una madre contar estas cosas,
porque aunque uno sea de escasos recursos económicos un hijo no se le
muere de hambre, ya que yo crié a dos y a pesar de que nunca tuvieron
grandes cosas, al menos teníamos comida y donde dormir. No sé
que pasaba por la mente de ella cuando hacía esas cosas.

Usted me dijo que ella se prostituyó muy joven, ¿cuántos
años tenía?

Después de los quince años no me hacía caso y empezó
a tener novios a cada rato; después me enteré que se acostaba
con el primero que le apareciera y llegó el momento que cobraba cualquier
cosa a cambio de sexo. Usted no sabe lo duro que es aceptar estas cosas, pero
es la realidad…

Y cuando falleció ¿cuántos años tenía?

Tenía 23 años.

Por otro lado, usted peleó sus dos nietas antes de ella fallecer,
¿cuál fue el motivo?

El mismo, es decir, ella ya no las cuidaba y les estaba dando un pésimo
ejemplo. Imagínese cómo se iban a criar al lado de una madre que
se prostituía tan descaradamente, porque ya no le importaba lo que ni
siquiera yo pensara, menos lo que dijera la gente.

Se rumora que el testimonio de ellas ante el PANI fue vital para que
usted obtuviera la custodia, ¿es cierto?

Sí, porque a pesar de su corta edad ellas sabían lo que estaba
pasando; dijeron (sus ojos brillan y trata de no llorar) que en ocasiones vieron
como los perros andaban con fetos en el hocico… y era cierto.

¿Considera que falló en algo como madre para que su hija
llegara a hacer esas cosas?

Ahora con más calma lo he analizado y en realidad no me hecho la totalidad
de la culpa, pero pienso que ella se me reveló porque cuando era pequeña
le pegaba mucho y se me pasaba la mano.

Entonces ¿usted piensa que no se debe castigar a un hijo?

No es eso, claro que se deben castigar, pero quizás no como yo lo hice,
porque mis padres eran muy groseros conmigo al castigarme y yo pensé
que debía ser igual para que los míos fueran obedientes, pero
no es así, ya que hay muchas formas de educar a un hijo.

¿Se hecha la culpa de la muerte de su hija?

No, porque ella estaba consciente de lo que hacía, pero considero que
en algo colaboré para que ella se revelara y actuara de esa forma. Seguro
pensaba que comportándose así yo me iba a enojar y como ella era
grande, ya no le podía hacer nada, porque algunos hijos piensan que porque
tienen cierta edad ya se mandan solos.

¿Cuál fue su primera reacción cuando le avisaron
que Mónica había muerto?

Estaba cogiendo café y una amiga llegó diciéndome que
me fuera para la casa, entonces presentí que algo había ocurrido
y le dije que me contara de una vez, entonces me dio la noticia, pero no lloré
porque me esperaba algo así.

¿No lloró en ese momento o tampoco lo hizo después?

No pude ni he podido hacerlo, ella sí lloró.

¿Cómo, después de fallecida?

Vieras que extraño, eso fue cuando la fui a ver a la Morgue Judicial.
Le quitaron la sabana, me quedé viéndola y al poco rato unas lágrimas
corrieron por sus mejillas, tenía los ojos abiertos y se los cerré
con mis manos.

¿Es usted muy fría que ni siquiera una lágrima
derramó por la muerte de su hija, o qué pasó?

Ella me fue haciendo fría con su comportamiento y al final reaccioné
así. No es que no tenga sentimientos, pero mi hija se buscó lo
que le pasó.

¿Qué pasó con la hija que ella tuvo al fallecer?

Se la dejó el papá, bueno él dice que es el papá,
pero ni se sabe porque como andaba con varios hombres a la vez.

¿Y ahora cómo es su vida con su hijo y sus dos nietas?

Con mi hijo tengo problemas porque toma mucho licor y con las nietas ahí
estoy criándolas hasta que Dios me dé fuerzas.

¿Le ha pedido perdón a Dios por lo que hizo su hija?

Sí, en el fondo una madre no desea que ningún hijo vaya al infierno,
pero sólo ella sabe si tuvo tiempo de pedirle perdón a Dios antes
de morir.

¿Tiene algún consejo para los padres de familia?

Que tengan cuidado al castigar a sus hijos, porque ahora he comprendido que
no serán obedientes si los castigamos bruscamente o a cada rato. Espero
educar mejor a mis nietas.


23 abril, 2005

Anúnciate Gratis