Mi esposo violaba a dos hijas

Las fuentes de esta noticia son protegidas con anónimos por
respeto a la privacidad de quienes se atreven a contarnos sus historias. Comparta
con nosotros la suya.

Entérese por qué este hombre nunca pagó su delito

Xinia Zúñiga Jiménez
[email protected]

“Carmen” fue una mujer muy hogareña y de
pocos novios; sin embargo, a veces soñaba con tener un hogar como el
de sus padres, quienes con 25 años de casados aún parecían
que estaban viviendo la luna de miel, pero aquel sueño se convirtió
en una pesadilla cuando se enteró que el amor de su vida y el padre de
sus cuatro hijos, violaba a dos de sus retoños.

“Esto es muy difícil, pero ahora me atrevo a contarlo para que
las madres sean más celosas con sus hijos e hijas y no pasen el sufrimiento
que me tocó vivir, cuando me enteré que mi esposo abusaba de mis
dos hijas desde muy pequeñas… (La interrumpe el llanto)”.

A continuación les presentamos un extracto de la entrevista realizada
a esta mujer de 45 años, vecina de San Isidro de El General y quien con
ayuda psicológica a podido superar este amargo episodio de su vida matrimonial.¿En qué momento se dio cuenta que su esposo violaba a
sus dos hijas?

Cuando la más grande tenía 16 años decidió romper
aquel profundo silencio y me contó todo lo que estaba ocurriendo, entonces
la otra que tenía 14 años también habló de los abusos
de su padre desde que era muy pequeña.

¿Nunca tuvo sospechas de lo que hacía su esposo?

En lo más mínimo… (llora y después de un suspiro continúa).
Él era muy serio y se veía que las trataba bien, pero nunca pasó
por mi mente que abusara de ellas, ¿como lo haría?, si era el
padre de mis hijos, esa pregunta siempre se la hace cualquier madre.

¿Pero ni siquiera una evidencia, una pequeña señal
encontró nunca?

En una ocasión cuando llegué de ordeñar las vacas y cuidar
los cerdos, él estaba lavando un trapo con sangre, pero al preguntarle
qué era aquello, me respondió que una de ellas se había
golpeado la nariz y yo le creí, porque no noté nada extraño.

¿Su esposo fue agresivo con usted alguna vez?

No, pero su conducta era muy extraña, ya que tenía una arma
y en ocasiones cuando la limpiaba se quedaba mirándome como con ganas
de dispararme, aunque yo no le hubiera hecho nada. Vivía con miedo
que nos hiciera algo y por desgracia nos estaba haciendo daño sin que
lo supiera, ya que no sólo de un tiro nos pueden matar.

¿Cómo se comportaba con sus hijas?

Normal, nunca observé conductas que me hicieran pensar otra cosa y
como jamás las niñas me dijeron nada, pensé que éramos
un hogar normal, con los problemas comunes que tiene cualquiera.

¿Qué hizo que su hija mayor confesara lo que estaba ocurriendo?

Ella se cansó de las amenazas, ya que él le decía que
si hablaba cualquier cosa la mataba a ella y también a mi, pero como
ya era grande decidió terminar con aquel calvario y se arriesgó
a decirme todo.

¿Cuál fue su primera reacción?

(Hace una pausa) La escuché y por dentro sentía que me moría,
porque no podía creer lo que estaba pasando en mi hogar. Lógicamente
fui a denunciarlo, porque no me iba a quedar de brazos cruzados, aunque sabía
que aquella denuncia sería como una bomba que explotaría en aquellas
cuatro paredes.

¿Qué pasó con la denuncia?

Yo fui a presentarla, pero no sé quién le contó lo que
estaba haciendo y el cobarde se pegó un tiro en la cabeza. Cuando llegué
a la casa estaba tirado en un pozo de sangre y por supuesto que ya había
fallecido.

¿Esperaba que él se quitara la vida?

Sólo hice lo que cualquier madre hubiera hecho, ya que uno tiene que
ser muy sirvenguenza para quedarse callado en un caso de estos donde el padre
está abusando de sus propias hijas, pero por dentro presentía
que algo así podría ocurrir.

¿Cómo fue la reacción de sus otros hijos varones?

Simplemente se quedaron tan sorprendidos como yo cuando me enteré y
se produjo un dolor tan grande en toda la familia que ha sido difícil
sanar; sólo con la ayuda de Dios hemos podido salir adelante, ya que
las fuerzas como seres humanos no son suficientes para enfrentar una situación
tan difícil.

Ahora sus hijas son adultas, ¿les ha afectado lo ocurrido para
formar un hogar?

Han tratado de olvidar el pasado y construir el presente, pero no crea, algo
como lo que les pasó no se olvida con una pastilla, ya que fueron muchos
años de abusos sexuales. Es difícil creer en un hombre cuando
el que te engendró te hizo daño, pero ellas tratan de tener un
hogar feliz.

Usted también se casó de nuevo, ¿qué tan
difícil fue escoger a su nueva pareja?

No la escogí, creo que Dios me la puso en mi camino. Pasaron
diez largos años sola y considero que también tengo derecho a
ser feliz en la vida, porque el pasado no regresa y quiero tener un mejor futuro
con él.

¿Desea dar algún consejo a los padres de familia?

Indiscutiblemente que cuiden mucho a sus hijas y también a los varones,
porque en esta época se deben cuidar a todos por igual, ya que este mundo
está tan perdido que no podemos tener confianza en nadie. Es difícil
decirlo, pero después de lo que pasó en mi familia, duermo con
un ojo abierto y el otro cerrado, porque ya no puedo tener la misma confianza
de antes.


26 Abril, 2005

Anúnciate Gratis