Mayra Sibaja, una enamorada del desarrollo comunal

Imagen: Mayra Sibaja, una enamorada del desarrollo comunal

Por 30 años ha sido miembro de la Asociación de Desarrollo Integral de barrio Sagrada Familia en Pérez Zeledón  

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Mayra Sibaja Ramírez, dirigente comunal de barrio Sagrada Familia.

Mayra Sibaja Ramírez, es una enamorada del desarrollo comunal, desde que en 1972  llegó a Sagrada Familia con la consigna de servir y aportar su granito de arena por el bienestar del barrio.

A los 14 años de edad se involucró en la dirigencia comunal, primero en comités, luego en la Asociación de Desarrollo Integral donde en estos 30 años ha ocupado todos los puestos directivos, salvo la presidencia.“Al principio ayudaba a lo externo de la junta directiva. Después me correspondió integrar la Asociación por periodos largos, hubo otros en los que estuve fuera, pero siempre algo me hacía volver y aunque ahora decidí salirme, en cualquier momento estoy de vuelta”, acotó.

Esta señora ha sido testigo y partícipe del desarrollo vertiginoso de barrio Sagrada Familia: la creación de la escuela, la iglesia, el lastreado de calles, alcantarillado, cañería, entre otros proyectos de la comunidad.

Cuenta que a pesar de los tropiezos, decepciones e incluso el maltrato de los propios vecinos que se ha llevado a lo largo de 30 años, trabajó siempre por el bienestar del barrio y no por intereses políticos.

“No faltó que me algún vecino me dijera: vieja vaga vaya haga oficio. Usted cuando no tiene plata viene a pedir para un proyecto de la comunidad. Vieras que duro recibir esos comentarios de la gente, pero como uno tiene la conciencia tranquila y ando siempre agarrada de la mano de Dios esos comentarios nunca apaciguaron mis ganas de trabajar por el barrio”, contó.

Doña Mayra, en más de una ocasión, derramó sudor en turnos y diversas actividades destinadas a recaudar fondos para la comunidad y es de las que siempre se quedan recogiendo hasta el último vestigio.

Ahora está fuera de la Asociación por compromisos familiares, ya que debe cuidar a su padre que tiene 96 años y porque hace poco dio santa sepultura a su madre.

Esta gran dama, ha dejado su huella perenne en barrio Sagrada Familia, incluso, hasta para lograr hace pocos años el asfaltado de las calles de la comunidad. Por algo es y seguirá siendo una gran líder y una enamorada del desarrollo comunal.


3 agosto, 2011

Anúnciate Gratis