Materiales reciclados que cautivan

Materiales reciclados que cautivan

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

Con una imaginación fértil y la habilidad que se va desarrollando, un grupo de mujeres de San Andrés, barrio situado al noreste de San Isidro de El General, está sacando provecho a la creativa era del reciclaje.

Los recipientes, trátese de galones de plástico, cartones de leche o latas de atún, ahora no van a la basura, sino que se convierten en atractivos objetos artesanales, a veces adornos que obligan al transeúnte a detenerse, admirar y preguntar y a veces en instrumentos útiles, como lo puede ser un sombrerito para guardar agujas y alfileres.

En Costa Rica, donde el reciclaje es tema cotidiano, las artesanías son lindas y llamativas; pero en otros lugares, como en diversas ciudades de Guatemala, donde el tema ecológico es incipiente, el trabajo de las generaleñas les parece sorprendente.

El mercado está esperando.  Lorena Arias Robles, del grupo “Artesán” afirma que aquí mismo, en Pérez Zeledón, es difícil encontrar artesanías genuinas. Hay camisetas, souvenires con imágenes e inscripciones alegóricas, pero que son lo mismo que se le ofrece al turista en casi cualquier parte a donde llegue.

Artesán está integrado por 16 personas, la mayor parte de ellas amas de casa, en algún caso una educadora pensionada y además un zapatero. El proyecto lo iniciaron cinco, que se reunían más con la intención de socializar, que con la decidida intención de ganar dinero.  A fin de cuentas, la inversión era poca: goma, silicón, pintura… y materiales de desecho.

Pero se dieron cuenta de que sus artesanías no pasaban inadvertidas y que la gente quería comprarlas y han ido expandiendo el mercado, mediante la asistencia a las actividades donde las invitan.  Recientemente estuvieron en una exposición realizada por la Caja de Ande, en el barrio Santa Cecilia, organizada para promover créditos para afiliados emprendedores. Asistir a este tipo de actividades, afirma Lorena Arias, les va deparando muchas amistades.

Pero, además, sus reuniones de trabajo han pasado de las simples conversaciones a ambientes de enseñanza.  Cada una se convierte en una maestra para las demás, conforme va descubriendo técnicas y artificios nuevos.

Aunque cuenta con presidenta y secretaria y se lleva el control de una empresa ya constituida, el grupo está en período de formalización. Esa sería una forma de lograr un empuje por medio de aportes o créditos institucionales.

Tampoco tienen local, para venta de artesanías, pero podrían instalar uno justamente en Guatemala, por razones puramente circunstanciales.  Lorena conoció a unos guatemaltecos en Pérez Zeledón y después los visitó allá.  Son, justamente, los que comentaban que les hubiera gustado llevar algún recuerdo genuino.

Llevó artesanías a Guatemala y causó sensación.  Allá prácticamente no se habla de reciclaje; la gente se sorprende de ver las cosas que se pudieron haber hecho con los plásticos, cartones y latas que tiraron a la basura. Y las posibilidades de instalarse allá, con industria y una escuela son infinitamente más fáciles que en Pérez Zeledón o el resto de Costa Rica.

La artesana afirma que si bien es cierto que hay que contar con permisos para trabajar, los funcionarios públicos facilitan, en lugar de obstaculizar, y la policía no suele acosar a los que están trabajando.

En San Isidro, el grupo Artesán ha mantenido conversaciones con la vicealcaldesa Doris Picado y espera sostener una reunión con la alcaldesa Vera Corrales, próximamente, en la Escuela San Andrés, para analizar posibilidades de recibir apoyo e iniciar la expansión.


6 octubre, 2012

Anúnciate Gratis