Lucha de titanes

Imagen: Lucha de titanes

Hechos originados en los años 50, en Coto Brus, evidencian que hubo rivalidad entre italianos y sabaliteños por la posesión de tierras

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net


Centro de San Vito en la década del 50.

Aunque la historia ha encasillado a Coto Brus como un cantón formado solo por  italianos, una investigación revela que fueron costarricenses los que abrieron brecha en la agreste selva y colonizaron este fértil valle.

Así lo dio a conocer Juan Ramón Gutiérrez, en su crónica testimonial “La gloria de dos titanes (La historia que no se ha contado)”, en la que denuncia una serie de injusticias que hizo el Gobierno de Costa Rica y la colonia italiana a los pioneros costarricenses que, con anterioridad, arribaron a aquella zona fronteriza.De acuerdo con Gutiérrez, en 1945 se dictó un decreto legislativo, que permitió la creación de una colonia de 10 mil hectáreas a la que se llamó Sabalito.

“La Colonia de Sabalito fue tan exitosa que cuando llegaron los italianos, en 1952,  ya había cientos de hectáreas de café cosechado, ya funcionaba una escuela, dos comisariatos y hasta un cine. Sabalito fue uno de los grandes soportes para los italianos”, narra el autor de “La Gloria de dos titanes”.

Gutiérrez explica que la presencia de italianos en Coto Brus fue pasajera ya que, a pesar de su éxito, tuvieron sus fracasos porque no todos los que llegaron eran auténticos agricultores, y algunos de ellos se fueron dispersando por el país para montar diversas empresas.

“Fueron pocas las familias italianas que quedaron en San Vito, mientras que el cantón creció con la presencia de costarricenses”, dijo.


Cotobruseños en la década del 60

En aquella época, muchos vecinos no comprendieron por qué se escogió San Vito como cabecera del cantón y no Sabalito, pues este último, aparte de tener planicies y  áreas propicias para la conformación de una ciudad, fue relegado, al parecer, porque dominó la influencia italiana.

Una de las mayores molestias que expresa Gutiérrez en su libro, es que Vito Sansonetti, agente general de la Sociedad Italiana de Colonización Agrícola (SICA), afirmó en una ocasión que Sabalito era “solo tres ranchitos cuando ellos llegaron”, lo cual para los sabaliteños es falso.

Sabalito  fue cuna de San Vito

Los primeros pobladores llegaron a Sabalito en 1945 por Fila de Cal (Ciudad Neily), provenientes de Guanacaste, San Ramón, la Zona de los Santos y otros lugares.  El Gobierno dio tierras a quienes querían aventurarse y muchos lo hicieron, por lo que Gutiérrez afirma que Sabalito fue el principal foco de atracción y lucha donde empezó lo que es hoy San Vito.

Además, indicó que muchos ticos que tenían un ranchito y cultivos fueron expulsados de San Vito por el Gobierno tras la llegada de los italianos.  Tal fue el caso de Emigdio  Ureña.

“Les pagaron, pero los italianos ponían el precio. Los pioneros se sintieron presionados  y tenían que aceptar, porque por un lado estaba la oferta italiana y por otro lado la presión del Ministerio de Agricultura, entidad que manejó el asunto como si se tratara de expropiaciones o de echar fuera a precaristas”, relató.

Para Gutiérrez, el Gobierno actuó mal y fue el culpable porque aprobó un contrato-ley en el que le dijeron a los italianos que tenían 10 mil hectáreas de terreno en el sur del país, sin señalar linderos de ninguna clase.

La llegada y finiquito de los italianos


Instalaciones del Beneficio de Café de la SICA, actualmente Cooprosanvito

El comandante Vito Sansonetti, militar y marino nacido en Roma, decidió a finales de 1949 conocer la tierra de su esposa costarricense que había conocido en 1939 en Panamá. Sansonetti vio en Costa Rica –pese a que se estaba dando la Guerra Civil del 48– gente de paz y pensó en crear una colonia donde pudieran vivir muchas familias italianas debido a los estragos de la recién pasada Guerra Mundial.

La colonia tenía fines lucrativos, para lo cual conformó la Sociedad Italiana de Colonización Agrícola (SICA), organización que aunque nunca tuvo grandes capitales si los proyectos en Costa Rica hubieran dado resultados, la iniciativa auguraba éxito. 

Pero, ¿por qué fracasó?

Según narra el propio Vito Sansonetti en su libro “Quemé mis naves en estas montañas”, el Estado costarricense incumplió el contrato establecido, pues dentro de sus cláusulas estipulaba que construiría una carretera de acceso a la colonia. La carretera iría de Sabalito a Ciudad Neily, pero se haría con el producto total de los derechos de adjudicación que deberían pagar los italianos, al parecer, los recursos no fueron suficientes.

Sin embargo, la principal queja de los italianos se presume que fue porque el Gobierno de la República no construyó la carretera Interamericana por la parte alta, (Ciudad Neily –Sabalito) y prefirió emprender las obras por la zona donde favorecía a la Compañía Bananera.

Todo esto afectó de sobremanera a los italianos, quienes tuvieron que sacar dos cosechas de café en avión por no contar con adecuadas vías de acceso.

“La liquidación de la SICA se dio en 1974, por diversos motivos de índole económica y desacuerdos entre los colonos y los jefes. Precisamente cuando se acercaban los mejores tiempos porque los precios del café subieron y la carretera de Paso Real con la Interamericana Sur ya era una realidad”, subrayó el escritor.

Cuenta Gutiérrez, en un entrevista que sostuvo con Vito Sansonetti en 1990, que el italiano  reconoció que Coto Brus fue hecho por los ticos y que los italianos fueron la levadura que hizo crecer el pastel.

 


6 marzo, 2009

Anúnciate Gratis