Los tres obispos eméritos en el recibimiento a fray Enrique

Fray Gabriel Enrique en Villa Mills.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net  

M
onseñor Ignacio Trejos en Villa Mills, monseñor Hugo Barrantes en El Calvario y monseñor Guillermo Loría en la catedral, se sumaron a los cientos de feligreses que acudieron hoy a recibir a fray Gabriel Enrique Romero, en su peregrinaje hasta San Isidro de El General.

Monseñor Ignacio Trejos, segundo obispo de San Isidro de El General, en Villa Mills.

Monseñor Ignacio Trejos, segundo obispo de San Isidro de El General, en Villa Mills.

Fray Enrique será ordenado como obispo de la Diócesis de San Isidro de El General mañana, primero de marzo de 2014, durante una eucaristía  en la que estarán presentes obispos, sacerdotes, seminaristas y –según esperan los organizadores de la actividad- varios miles de fieles católicos.

 El obispo designado se detuvo en diversas comunidades ubicadas junto a la carretera interamericana, desde La Trinidad de Dota hasta San Isidro, donde los feligreses le tenían algún recibimiento. Ninguno masivo, pero todos calurosos y expresivos del mayor efecto: un grupo de baile, un corazón hecho de flores, ángeles, cánticos y un saludo personalizado –hasta donde las posibilidades lo permitieron- de un pastor religioso que quiere estar cerca del pueblo.

El arzobispo emérito de San José, Hugo Barrantes, lo recibió en El Calvario.

El arzobispo emérito de San José, Hugo Barrantes, lo recibió en El Calvario.

 “Un poco largo, el recorrido, pero muy hermoso”, dijo en un breve mensaje a los feligreses que lo esperaban en el templo de El Calvario, para acompañarlo en procesión hasta la catedral, donde lo esperaba monseñor Loría, el obispo saliente, con una eucaristía de bienvenida.

 No hubo procesión; una lluvia poco intensa pero pertinaz lo impidió; aunque el agua fue recibida más bien como una bendición, porque vino a interrumpir un verano intenso apenas interrumpido por un par de aguaceros a principios de enero.

Recuerda que su misión es servirle al pueblo y no servirse.

Recuerda que su misión es servirle al pueblo y no servirse.

 El nuevo obispo ha sido esperado con expectativa, por su condición de fraile franciscano. Busca la cercanía con la gente y sobre todo con la más pobre. A su arribo a San Isidro, dijo que está muy consciente de que su misión es servir y no ser servido.

 “Te saludo como un amigo; queremos ser tus amigos; queremos que nos guíes; y que San Francisco te guíe”, le dijo monseñor Hugo Barrantes, arzobispo emérito de San José”.

El pastor será ordenado como obispo durante una eucaristía que será presidida por el administrador diocesano, recién jubilado como obispo de San Isidro de El General, monseñor Guillermo Loría.

Foto de entrada por cortesía de la Parroquia de San Isidro de El General.

 


28 febrero, 2014

Anúnciate Gratis