Los trabajadores del CNP piden apoyo a productores

Vista de una parte de los asistentes a la reunión en que representantes del Sindicato del CNP pidió apoyo a las organizaciones relacionadas con las actividades políticas.

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

Representantes del Consejo Nacional de Producción y Afines (Sinconapro) pusieron ayer una papa caliente en manos de las organizaciones involucradas con el sector agrícola de Pérez Zeledón, al solicitarles apoyo para evitar que el proceso de “modernización” acabe con su institución.

Algunos de los representantes de los agricultores consideran de vital importancia la supervivencia del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI), que permite al CNP comprarles sus productos (que el CNP vende o puede vender a las instituciones públicas, como los centros penales y de educación pública).

Pero manifiestan ciertas dudas ante la eficiencia de la institución en otros servicios, como la asistencia técnica, que son comunes a otras entidades como el Instituto de Desarrollo Agrario (ahora Instituto de Desarrollo Rural) y el propio Ministerio de Agricultura. Consideran que existe, en efecto, una duplicidad de funciones y están convencidos de que existe una importante cantidad de funcionarios que “se estorban” en las oficinas, por falta
de asignaciones específicas o de respaldo a sus iniciativas en las medias y altas esferas administrativas.

Esas sospechas de los líderes de las organizaciones sindicales y agro productivas locales son las que llevaron al Gobierno a disponer el cierre de subregiones, con el consecuente despido de funcionarios. Otros serían  reubicados.

La reestructuración del CNP se viene dando desde diferentes ángulos y ya van diez las intentonas de “modernizarlo”, según explica Feddy Delgado, enviado de Sinconapro a Pérez Zeledón. Una de ellas, la más aterrorizante, es una nueva iniciativa para separar del CNP a la Fábrica Nacional de Licores, la vieja empresa del siglo antepasado, que le provee a la institución la mayor parte del financiamiento.

Otra faceta de la reestructuración es el pago de una enorme deuda del CNP con el Ministerio de Hacienda, que según Román Solera, presidente de la Junta Directiva, asciende a 7 mil millones de colones y según Delgado –el representante del Sindicato- es de 20 mil millones de colones.

El pago del 50 por ciento (de la cifra que menciona Solera) se haría con propiedades del CNP, entre ellas las plantas de proceso de La Rita de Pococí, Río Bonito y Térraba en la zona sur y de Cañas en Guanacaste. Otra parte se cubriría con la venta del plantel central del CNP, ubicado en el barrio Corazón de Jesús, en San José.

El CNP cayó en desgracia en 1995, con el “Pacto Figueres/Calderón” exigido por los organismos financieros internacionales y que, de paso, condujo a la cancelación de los servicios del ferrocarril, en aras de que “estaban dejando pérdidas”. Por aquellos días fue en se supo de un gran desfalco al Banco Anglo Costarricense, por lo cual fue cerrado, y se suspendieron los incentivos por zonaje que se otorgaban a los educadores de las áreas más
alejadas del país.

De manera simultánea al apoyo que están buscando en las gentes de las áreas rurales, los trabajadores del CNP organizados en el Sindicato desarrollan una intensa labor de lobby en la Asamblea Legislativa, en procura de una ley que mejore el funcionamiento de la institución, sin liquidarla y también libran una batalla en las vías consntitucional y contencioso administrativa.

De otra manera no se hubiera detenido la destitución de los primeros veinte a treinta funcionarios, prevista para hoy 30 de octubre de 2012. El Sindicato estima que, de acuerdo con el plan de reestructuración, en principio, de los 750 funcionarios del CNP solamente quedarían entre 150 y 250.

La reunión de ayer se celebró en las instalaciones de la Unión de Productores Independientes y Actividades Varias (Upiav), en San Isidro, y en ella estuvieron, además del secretario general de la Upiav, representantes de la Unión de Trabajadores Independientes de Pérez Zeledón (Utraipez), la Feria del Productor Generaleño, diversas organizaciones de productores de frijoles y también de la Municipalidad de Pérez Zeledón.

Solera dejó a los presentes una copia de un proyecto de ley para mejorar el funcionamiento de la institución y les solicitó un voto de apoyo, a la mayor brevedad, dado el ritmo que están tomando los acontecimientos que parecen conducir al jaque mate del CNP.


30 octubre, 2012

Anúnciate Gratis