Los “gringos” sí saben encontrar lo rico y saludable

Feria del Productor Generaleño.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Una de las particularidades que tienen los “gringos” residentes en Pérez Zeledón, que los diferencia del común de los generaleños, es que saben dónde encontrar los ingredientes más sabrosos y saludables, para acompañar o preparar sus comidas.

Los consumidores estadounidenses y europeos prefieren, cada vez más, los productos orgánicos.

Los consumidores estadounidenses y europeos prefieren, cada vez más, los productos orgánicos.

Esa es la explicación, en consecuencia,  a la creciente presencia de extranjeros –estadounidenses y europeos- en las ferias de productos alimenticios, como es el caso de la Feria del Productor Generaleño, que abre sus puertas al público los jueves y los viernes, todas las semanas, en San Isidro de El General.

La premisa explica, en específico, la razón por la que los extranjeros desfilan por el tramo de María Cambronero, donde es posible encontrar productos que de alguna manera son extraños en la gastronomía generaleña.

Son productos sin marca, que llaman la atención por su amplia variedad, por sus indicaciones manuscritas (sin etiqueta la mayor parte de ellos), elaborados sobre la base de recetas caseras, ante los cuales es difícil no detenerse a curiosear.

En el stand de María Cambronero es posible encontrar toda una variedad de productos alimenticios "no tradicionales".

En el stand de María Cambronero es posible encontrar toda una variedad de productos alimenticios “no tradicionales”.

Harinas de banano, yuca, avena, arroz; vinagre de manzana producida en el Cerro de la Muerte; mantequilla de marañón y almendras; salsas –de chiles habanero, congo y fatal- picantes, pero sabrosas… sin faltar, por supuesto, cafés de la más alta calidad, producidos, por ejemplo, por Pablo Granados, en los alrededores de “La Piedra del Santo”.

La mayor parte de estos productos, casi siempre sin marca (en proceso de inscripción) pero debidamente elaborados y empacados, son obra de una limonense –María Cambronero- que vive desde hace trece años en el distrito Barú, en Pérez Zeledón.

En su casa tiene las máquinas y los utensilios necesarios para producir alimentos sanos, sin preservantes, en una pequeña industria donde cuenta con el apoyo de su hija y, ocasionalmente por sobrinos que le llegan a ayudar.

Tomates deshidratados, salsas, harinas.... sin gluten ni productos químicos.

Tomates deshidratados, salsas, harinas…. sin gluten ni productos químicos.

Los clientes son mayoritariamente extranjeros establecidos en Pérez Zeledón, que producen en sus fincas una parte de los alimentos que consumen. Tratan de comer productos orgánicos, de disfrutar una vida más sana, explica María Cambronero.

Saben, por ejemplo, que el vinagre de manzana les ayuda a mantener una saludable flora intestinal; que contribuye a proteger y mejorar la piel, a embellecer el cabello… hasta sirve para sanar las quemaduras.

Ya no quieren consumir harinas blancas, y se inclinan por las de banano, avena, yuca, que no tienen gluten; consumen semillas de girasol, chía, marañón, macadamia, almendras; prefieren el cacao puro elaborado artesanalmente; optan por productos que salen de las fincas de los productores locales, que reciben de esa manera respuesta a sus esfuerzos por hacer rentables sus actividades agrícolas.

Alimentos sin ingredientes naturales, exquisitamente elaborados con recetas caseras. Otra faceta de la Feria del Productor Generaleño por descubrir.


27 Octubre, 2015

Anúnciate Gratis