Longo Mai recibe premio en Feria Turística alemana

Xinia Zúñiga Jiménez
xinia@perezzeledon.net

Durante la Feria Turística de la Bolsa Internacional de Turismo, en
Alemania, el Proyecto Turístico Finca Sonador, en San Isidro de El General,
Pérez Zeledón, recibió un premio.

Este proyecto es desarrollado por la Cooperativa Longo Mai, se ubica en el
kilómetro 164 de la Carretera Interamericana Sur y se destaca por la
participación de la comunidad agrícola, la cual presta sus casas
para recibir a turistas, quienes desean conocer más de cerca ¿cómo
es a vida diaria en el campo costarricense?.

El Proyecto Finca Sonador nació en 1979 como alternativa para las familias
refugiadas de Nicaragua, quienes tenían que huir del régimen terrorista
del dictador Anastasio Somoza.La idea fundamental fue entregar a los campesinos un pedazo de tierra para
el cultivo y de esta forma permitirles llevar una vida autóctona. En
1982 las familias salvadoreñas, quienes también tenían
que huir de su país, sacudido por la guerra, reemplazaron a los nicaragüenses.

En la actualidad en Longo Mai existe una población aproximada de 450
personas, distribuidas en 70 familias, de las cuales el 60% son salvadoreños,
el 35% costarricenses y el restante 5% nicaragüenses.

Compraron 800 hectáreas

Según uno de los gestores del proyecto, Roland Spendlingwimmer, de
origen austriaco, el proyecto estuvo financiado por Europa y al inicio la cooperativa
europea compró 800 hectáreas, con el fin de ayudar a estas personas.

Sin embargo, el año pasado se amplió la propiedad con la compra
de una finca de 100 hectáreas, debido a que el pueblo está creciendo
porque la segunda generación ya se va formando y necesitan sus casas
para formar y sustentar los nuevos hogares.

La mitad de las 800 hectáreas son bosques primarios y secundarios, protegidos.
Los últimos bosques de lluvias existiendo en tales superficies todavía
en las regiones bajas del país.

Muchos visitantes vienen aquí para estudiar, practicar o trabajar como
voluntarios. Las posibilidades son muchas, tales como investigación en
ecología y biodiversidad del bosque lluvioso, Agro ecología, estudios
sociales y arqueología. Algunos vinieron por un corto tiempo y se han
quedado cogiendo café, cortando caña de azúcar y hasta
aprendiendo a hacer las tradicionales pupusas o tortillas.

24 familias de Europa san a jóvenes de la Finca becas para sus estudios
en colegios o universidades.

¿A qué se debe el nombre?

Este nombre proviene del sur de Francia, donde existe un idioma un poco diferente
al francés, llamado el Jovensal, que significa larga vida, es por eso
que se tomó la decisión de llamar a todas las asociaciones Longo
Mai.

En este pueblo cada familia cuenta con su terreno, el cual tienen que cultivar
para sobrevivir. Entre los cultivos están la caña de azúcar,
árboles frutales, café, granos básicos y plantas medicinales.

No obstante, las familias no son dueñas de las propiedades, por lo tanto,
no pueden negociar el terreno y si desean irse pueden hacerlo, pero tienen que
dejar las mejoras al que llegue.

Debido a estas comodidades que ofrece Longo Mai, muchas familias aspiran vivir
ahí, sin embargo, no hay espacio suficiente para todas las demandas.
Cuando alguna familia se va, el proyecto vela porque la que llega sea de bajos
recursos económicos y cumplan con los reglamentos establecidos, como
el trabajo en común y la solidaridad.

Procesar productos

Pero conforme crece el pueblo surgen nuevas ideas. Por ejemplo, ahora se analiza
la posibilidad de procesar varios de los productos; el café orgánico
es uno de ellos, el cual serviría tanto para consumo diario como para
la venta.

Este proyecto dio inicio como una comunidad agrícola autosuficiente,
pero ahora ha evolucionado a ser un atractivo turístico alternativo.


26 marzo, 2005

Anúnciate Gratis