Lo que pocos saben del Parque de La Madre

Imagen: Lo que pocos saben del Parque de La Madre

Una polémica historia se teje en torno a este ícono de San Isidro de El General

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Este parque lleva cerca de un año cerrado con latas de zinc, y de acuerdo con la Municipalidad hay interés en remozarlo, lo que no hay es plata

El Parque de La Madre de San Isidro de El General, que actualmente lleva un año cerrado con latas de zinc por disposición de la Municipalidad para su remodelación, acarrea una serie de discordias y supuestas anomalías de carácter histórico y jurídico.

PerezZeledon.net indagó sobre el tema a raíz de una denuncia interpuesta por Damaris Robles Torres contra el ayuntamiento, quien asegura ser la propietaria del inmueble que en 1964 le fue arrebatado a su padre Pascual Robles Romero, para erigir un monumento a las madres del cantón.La molestia de esta vecina se originó cuando la Municipalidad cerró el parque con latas de zinc para emprender los trabajos de remodelación –que la fecha no se han  hecho–. Ella afirma que la despojaron de su derecho de paso, que por años ha tenido.

Doña Damaris está a la espera de la resolución de la Sala Constitucional y tiene mucha fe en que el fallo saldrá a su favor, pues considera injusto que el gobierno local le haya quitado a su padre ese pedazo de tierra –en los años sesenta– y que ahora le obstaculicen el paso sin señal alguna de que se vaya a remozar el lugar pronto.
 

“La propiedad del parque es parte del terreno de mi papá, del cual yo soy heredera. Lo que pasa es que en 1964 la Cámara Junior de San Isidro quiso homenajear a las madres con un monumento y encontraron muy bonito este terreno bajo la sombra de los árboles de sota. Con el apoyo de la Municipalidad construyeron la obra. Mi papá se puso bravísimo porque le estaban bloqueando el paso, pero como él era sumiso y de escasos recursos económicos terminó aceptando pues si no tenía que llevar el caso a pleito judicial”, explicó la ofendida.

Damaris Robles Torres exige su derecho de paso

Alegó que lo extraño del caso es que el monumento se erigió sin haber mediado alguna negociación con su padre. “A él lo expropiaron y un año después apareció un dueño ficticio”, dijo la ofendida.

Damaris Robles expresó que en los estudios de catastro (actuales y los de hace 50 años) su lote colinda al sur-oeste con la carretera Interamericana y no con el Parque de La Madre, lo cual considera que es una prueba fehaciente de que ese perímetro de 200 metros cuadrados es parte de su propiedad.

Retrospección. Don Pascual le había comprado el terreno a Paulina Fallas en 1953. En 1963 la Municipalidad llegó con maquinaria para la construcción del parque, cuya obra se finalizó en 1964 y en 1965 se llevó a cabo la compra, según consta en documentos.

Jorge Araya, esposo de doña Damaris, comentó que en aquellos años su suegro luchó por rescatar el frente de la propiedad, pero lamentablemente al poco tiempo de que lo despojaron de lo suyo él murió y el caso se perdió.

 “Una prueba para reafirmar que lo que estamos denunciando es cierto, es que todo este tiempo hemos tenido los medidores de la luz y el agua dentro del terreno del parque y hasta un portoncito tenemos para salir por ahí. No obstante, ahora que nos pusieron las latas de zinc no podemos hacerlo”, afirmó Araya.

Por muchos años este ícono de los generaleños ha estado en total abandono

 Él dijo que luego de que el municipio les quitara la entrada, la familia de su esposa se la ingenió para adquirir otro ingreso a la propiedad, el cual, todavía utilizan.

Doña Damaris cuenta que terminaron aceptando el Parque de La Madre frente a su casa y hasta se sentaban en los poyos de este por las tardes a conversar con los amigos. Sin embargo, con el curso de los años el sitio empezó a ser frecuentado por drogadictos y alcohólicos.

 “Comenzó a llegar la “chusma”, las parejas hacían cosas indecorosas y aunque algunas veces venían grupos organizados y lo pintaban, la mayor parte pasaba en abandono”, acotó esta mujer, que desde niña ha vivido adyacente.

Ella indicó que cuando el ayuntamiento cerró el parque con latas de zinc para remodelarlo y así evitar la confluencia de indigentes, le dijeron que las mejoras se realizarían pronto, lo cual no se cumplió y eso le molestó sobremanera.

Criterio Municipal. Para Juan José Mora, asesor legal de la Municipalidad de Pérez Zeledón, el Parque de La Madre es un bien demanial, lo cual quiere decir que es un bien de dominio público, cuyo titular es el ayuntamiento generaleño.

Mora demostró en documentos a PerezZeledon.net que el lote de 200 metros cuadrados donde se encuentra ubicado el Parque de La Madre tiene por propietario a la Municipalidad de Pérez Zeledón, inscrito en el tomo: 1081, folio  107, asiento 007 del Registro Nacional.

Juan José Mora, asesor legal de la Municipalidad de Pérez Zeledón

No obstante, el estudio de registro no dice a quién fue comprado dicho inmueble, aunque de acuerdo con un documento de la Dirección General de Tributación Directa, que data del año 1965, aparece Margarita Alvarado Quirós como propietaria, a esta persona ni en la Municipalidad ni doña Damaris la conocen.

“El actual titular es la Municipalidad y lo estamos ratificando en documentos. Los parques,  por su naturaleza son bienes demaniales y el uso público es más que evidente, son zonas de recreación que se utilizan simple y sencillamente para un uso público. Esto es lo que ocurre con el Parque de La Madre. Hay que tener claro que nadie puede allanar, hipotecar, prendar, generar ningún título y reclamar posesión de parte o de la totalidad de un bien demanial, como por ejemplo, un derecho de paso o una servidumbre”, explicó el abogado.

Mora añadió: “Aquí lo que ocurre es que la Municipalidad tiene un proyecto para remodelar ese parque, entonces necesitaba cerrar el perímetro y esta señora que está detrás alega que siempre ha salido por ahí y que siempre ha tenido ese derecho de paso. Sin embargo, nadie puede reclamar un derecho constituido sobre un bien demanial. Además esta señora, tiene otra salida; a ella no se le está dejando encerrada y sin posibilidades de salir”.

Por su parte Rosibel Ramos, alcaldesa de Pérez Zeledón, indicó que en el 2008 tomaron la decisión de cerrar el Parque de La Madre por las quejas de la Fuerza Pública y de los vecinos debido a los problemas de drogadicción que ahí se daban y porque el fin era remozarlo.



El Parque de Las Madres fue erigido por la Cámara Junior en 1965 como homenaje a las madres generaleñas

Sin embargo, a raíz de los estragos originados en el cantón a causa de la tormenta tropical Alma, tuvieron que destinar los fondos para reparación de puentes y caminos.

“Nosotros enviamos la solicitud al Museo Nacional para ver la posibilidad de que nos recomienden a una persona que se encargue de reconstruir la estatua de la madre que está muy deteriorada. Además, estamos esperando que nos cotice cuánto podría costar. Pretendemos que el lugar esté lleno de verdor, flores, cuente con malla y vuelva a ser frecuentado por las familias.  En este momento no contamos con recursos, pero les adelanto que hay interés de muchos comerciantes de colaborar con el proyecto para verlo culminado en el 2010”, detalló la funcionaria.

Ramos Madrigal señaló que están trabajando en el diseño del parque y que están esperando la respuesta del Museo Nacional. Acotó desconocer el recurso de amparo interpuesto contra el ayuntamiento.

Por su parte Luis Cordero, regidor del Partido Acción Ciudadana (PAC), aseveró que la mayoría de los miembros del Concejo comparte el criterio de que el Parque de La Madre no debe seguir existiendo así como está ni remodelado.

“Queremos sacar ese monumento de ahí y colocarlo en el parque central de San Isidro para que se llene de flores y se le dé el tributo que merecen las madres. La alcaldesa y la presidenta municipal tienen un año de estar impulsando el proyecto y no han hecho nada. En mi caso me opongo porque el sitio representa un peligro inminente, sobre todo, porque se debe cruzar la Interamericana para llegar a este”, manifestó el regidor.

Consultamos sobre el tema a Óscar López Morales, quien en los años sesenta fue ejecutivo municipal y miembro de la Cámara Junior, y él nos comentó que el Parque de La Madre fue construido en un terreno de la Municipalidad, pero no recordó a quién se lo habían comprado.

Ante todo lo anterior, aflora la divergencia de criterio y quedan al aire ciertas dudas en torno a este parque que ha sido todo un símbolo para los generaleños, pero que también por muchos años ha estado en total abandono. Depende del municipio local la ansiada remodelación y del fallo de la Sala Constitucional la determinación final para conocer cuál de los dos bandos tiene la razón en esta discordia de posesión de tierra.

 


1 septiembre, 2009

Anúnciate Gratis